TARTAR DE ATÚN

Si alguien me dice que algún día voy a comer un tartar de atún crudo y que me va a encantar …no me lo creo  😉  

No he podido pisar un restaurante japonés en mi vida y mira que lo han intentado, amigos, hermanos….pero solo pensar en ello me producía nauseas. 
Hasta hace pocos días, mi hija insistía e insistía, ella es una apasionada de todo lo “poco hecho”, casi crudo , dicen los entendidos que es la mejor manera de comer pescado o carnes, pero a mi me supera…..o me superaba, por que una vez probado este tartar de atún he cambiado de opinión.

Nada que ver el sabor de un pescado tratado así al que adquiere cuando lo pasamos por la plancha o lo hacemos con una salsa. Es otro mundo. Probarlo, os aseguro que no os arrepentiréis.
Vamos con el plato

TARTAR DE ATÚN

Necesitamos:

1 filete de  atún de unos 150gr

sal y aceite

limón y vinagre de Módena

1 yema de huevo

1 cucharada de mostaza de Dijon o a la antigua

pepinillos y alcaparras

1 tomate

1 aguacate

El atún lo picaremos a trocitos pequeños lo ponemos en un bol y vamos añadiendo ingredientes, primero sal y un chorrito de aceite, una cucharada de zumo de limón y otra de vinagre de Módena, un yema de huevo, un cucharada de mostaza a la antigua, tomate ( sin pepitas ni piel)  y cebolla cortado en trocitos muy pequeños al igual que el pepinillo y las alcaparras.

Todo ello lo dejamos macerar en el bol ( con unos 10 minutos hay suficiente para que el pescado macere) mientras picamos un aguacate que nos servirá de base, ponemos un molde y montamos el tartar, primero el aguacate, después el atún y por último un punto de mújol rojo murciano. Yo lo acompañé de un pan de aceitunas negras y una línea de vinagre balsámico de Módena.

 Resultado: lo puse como un entrante más para compartir y casi todo el mundo se lo hubiera comido entero, todo para uno…riquiiisimo 🙂