Archivo de la etiqueta: pescado

LUBINA CON SALSA TÁRTARA

Para hacer esta LUBINA CON SALSA TÁRTARA necesitaremos exactamente 10 minutos , los que se tarda en calentar la plancha, añadir sal gruesa y colocar la pieza de pescado, 4 o 5 minutos por lado es lo que tarda en hacerse y mientras se hace vamos preparando la salsa tártara que no es mucho más que una mayonesa un poco “apañadita”  😉

Os pongo el enlace a la mayonesa casera, pero si no queréis se puede hacer con la de bote.

Necesitamos

Mayonesa unos 200g , 1 huevo cocido, 25 gr de alcaparras, 25 gr de pepinillos, 50 gr de cebolla, todo bien picado ( hay casas que ya lo venden así y resulta muy cómodo ) más 1 cucharadita de mostaza ( esto es opcional). Mezclamos todo y lo ponemos en una salsera.

Y nada más ¿ veis que fácil?  un estupendo pescado que siendo de piscifactoría viene saliendo por unos 4 euros pieza y que acompañado de esta salsa y una buena ensalada nos saca de un apuro incluso si tenemos invitados.

LUBINA CON SALSA TÁRTARA (2)

 

P.D el enlace a la mayonesa, solo hay que quitar el ajo, el método es el mismo

CANELONES DE CALABACÍN

Estos canelones de calabacín están hechos por mi hija Laura, una enamorada de esta verdura y de este tipo de preparación, no le falta razón cuando dice que por poco dinero se puede hacer un plato exquisito que te haga quedar como un “chef” delante de tus amigos y que además sea ideal para una cena.

Lleva su tiempo pero el resultado es espectacular.

Os cuento como los ha preparado.

Para empezar lavamos y cortamos con ayuda de una mandolina o en su defecto un pelador de patatas los calabacines  ( con 2 bastan para cuatro personas)

CALABACIN

Una vez los tenemos así les vamos a dar un pequeño hervor en agua muy caliente y salada. Un par de minutos y con ayuda de una espumadera los vamos trasladando a un recipiente con agua fría ( a poder ser con cubitos de hielo, eso hace que mantenga su verdor ) Reservamos.

Vamos con la farsa del relleno :

mejillones a la marinera 005

Prepararemos un buen sofrito con 1 cebolla, 1 pimiento verde, 1/2 rojo y un par de dientes de ajo. Cuando todo ello esté bien doradito llegará la hora de echar el pescado y las gambas ( en este caso era todo fresco pero os aseguro que con un buen congelado queda el plato de maravilla, con un par de rodajas de merluza y 200gr de gambitas peladas también nos podemos apañar) 😉

FUMÉ DE GAMBAS (2) - copiaPESCADA EN COSTRA CON FRITURA DE CHOCO Y VERDURAS (2)

Una pescada ( pescadilla, merluza, rape…. cualquiera valdría) la cortamos, extraemos espina y raspas y la desmenuzamos, con las gambas haremos lo mismo. Todo ello se lo añadimos al sofrito, salamos y removemos para que se mezclen los ingredientes.

En unos pocos minutos debemos añadir un par de cucharadas de harina, espolvoreándola por todo el sofrito, le damos una vueltas para que se dore y no desprenda sabor a harina cruda. Añadimos caldo de pescado en la medida que nos pida la masa, no ha de quedarnos una farsa muy espesa ni muy liquida, así que os aconsejamos que vayáis añadiendo el caldo poco a poco ( este caldo también lo podéis hacer con las cabezas y sobras del pescado y gambas, aprovechar todo al máximo ) .

Una vez tengamos nuestra “farsa” lista comprobamos la sal y pasamos a preparar los canelones.

Escurrimos y secamos los calabacines que estarán en su punto optimo para poder enrollarlos ( si lo hiciéramos en crudo la mayoría se romperían)  . Para que no quede un canelón bien hecho deberemos utilizar un par o tres de ellos juntos, superponiéndolos, para que nos quede una plancha sobre la que colocar la farsa. Enrrollamos y vamos colocando en la bandeja que llevaremos al horno, que iremos calentando a 250º.

IMG-20150910-WA0004 (1)

 

Una vez colocados solo nos queda hacer la bechamel. Hacer una bechamel es sencillo,  100gr de mantequilla en una sarten, dos cucharadas de harina, dejamos que tueste y con ayuda de una varilla y leche vamos haciendo que espese, añadimos sal y nuez moscada y lista para napear nuestros calabacines. Un poco de queso rallado, del que más os guste¡¡ 10 minutos de horno  y a comer¡¡

Muchas gracias Laura¡¡ estaban deliciosos¡¡¡

SECRETOS PARA UNA BUENA FRITURA ANDALUZA

Los secretos para una buena fritura andaluza consiste básicamente en un buen producto y un buen aceite.  Y después alguno más que os voy contando 😉

pescado4

Hoy día tenemos  productos muy buenos en los mercados y grandes superficies, incluso en congelados hay excelentes productos que a menudo por no ser temporada son difíciles de encontrar, solo tendremos que hacer un buen descongelado para que queden estupendo. Si lo conseguimos fresco mejor todavía pero sois muchos los que me comentáis que no es tan fácil cómo a mi me parece por vivir en un pueblo costero, lo comprendo.

Lo primero es preparar el pescado o marisco que queramos freír, si son unas puntillas o chipirones   yo les saco la plumilla, es entretenido  pero fácil de hacer y muy agradable a la hora de comerlos y no tener que preocuparse por ella.  Al pescado le sacamos las tripas o lo cortamos a trozos, depende si son unos salmonetes, boquerones o un bacalao.

20150419_131419

 

 

 

20150419_132405

Una vez listo todo y justo antes de pasarlo por la harina lo salamos ligeramente por que ya lleva su propia sal ( pero esto es muy personal y os lo dejo a vuestro gusto).

Preparamos el aceite, siempre tiene que estar muy caliente y limpio, yo utilizo freidora pero si no tenéis podéis utilizar otro recipiente siempre y cuando sea grande, la fritura no quiere “aglomeraciones”.

Y llega la hora de pasar el pescado por harina, en Andalucía utilizan un tipo de harina especial para freír que se llama harina de moltura, también utilizan una mezcla de harina de trigo y de garbanzo que es la que utilizo yo, el garbanzo ( se puede hacer en la termomix)  le proporciona ese punto crujiente que debe tener toda buena fritura. Además esta harina también es ideal para personas celiacas, así que es muy a tener en cuenta si tenéis alguno en casa.

FRITURA DE DOMINGO (3)

Una vez rebozado lo pasamos por un cedazo para quitar la harina que resta, si no disponéis de cedazo utilizar un colador grande, os hará el mismo servicio que es el de desprender un exceso de harina.

Y ya solo nos queda introducir los manjares en el aceite caliente y esperar que se produzca el milagro. Se  requieren pocos minutos y vosotros mismo os daréis cuenta de cuando está por su color, en casa no gusta muy frito así que cuando lo veo que empieza a coger color lo saco con ayuda de una espumadera y lo coloco en un plato con papel absorbente para que suelte todo el aceite  y de ahí al plato en que vayamos a servirlo.

Un buen trozo de limón, aquí me tira el ADN murcianico 😉   y listo para comer.

FRITADA ANDALUZA

 

 

FUMÉ DE PESCADO

Este fumé de pescado es lo que moda denominan “fondo de armario”, algo básico que siempre deberíamos tener en la cocina, recién hecho o congelado pero siempre a mano, por eso cuando vayáis a la pescaderia pedir siempre las cabezas y las raspas del pescado que compréis, si en ese momento no lo podéis hacer las congeláis y ya encontraréis la manera de hacerlo, incluso en el mismo momento de preparar un arroz o una fideúa. 
Se lavan y a las cabezas se les quitan los ojos, si el pescadero es buen profesional os la quitará sin decirle nada, si no pedirlo por que amargan los caldos y si no os los quitan lo podéis hacer fácilmente con unas tijeras.
??????????
Ponemos las cabezas y las raspas ( en este caso de lubinas ) en una cazuela con 1litro de agua mineral, medio tomate, una cebolla, una hoja de laurel y unos tallos de perejil, añadir también un buen chorro de aceite de oliva,  20 minutos al fuego serán suficientes para tener listo nuestro fumé.
??????????
Cuando empiece a soltar espuma limpiamos con la ayuda de una cuchara, así no quedará turbio el caldo, un suave caldo de pescado que nos puede servir  como un consomé ( con unas gotitas de limón es casi medicinal) o para añadir a lo que queramos.
También lo podéis repartir en bolsas y guardarlo en el congelador, en fin lo que queráis, todo antes de tirar esa raspas y  cabezas que veo muchas veces en las bolsas de desecho de las pescaderías, una pena ¿ verdad?