Archivo de la etiqueta: croquetas

COCINA DE APROVECHAMIENTO

Con esta entrada dedicada a la cocina de aprovechamiento quiero daros algunas ideas para “reciclar” aquella comida que muchas veces pensamos que no sirve para nada y que nadie comerá si la dejamos estar 3 días dando vueltas por la nevera metida en un tupper .

¿Sabíais  que según cifras del Ministerio de Agricultura los españoles tiramos a la basura 3,7 mill de kilos de comida?  ¡¡¡ AL DÍA!!  somos el 7º país de la UE qué más comida tira, claro que en este disparate la industria alimentaria se lleva un buen porcentaje pero ¿ que se puede hacer desde los hogares para disminuir esta cantidad?  es que me parece incluso un insulto cuando hay tanta gente que pasa hambre , se han equivocado pensé, pero es que aunque fuera la mitad me seguiría pareciendo una burrada.

En casa nunca tiramos nada a no ser que no dé ni para hacer una croqueta, en serio,  será que tengo muy interiorizado aquello que nos decían nuestras madres…la comida no se tira!! en mi casa somos 6 hermanos así que imaginaros, la he oído tanto y ahora entiendo tanto su significado… Tenemos que hacernos mayores¿ verdad?  😉

Toda “sobra” puede convertirse en otro exquisito plato con solo dedicarle un poco más de tiempo que el que necesitamos para dar al pedal del cubo de la basura, así que manos a la obra !!

Seguro que a vosotros os pasa también.  Barbacoa con amigos /familia, cantidades ingentes de comida para que no falte y al final sobra para dar de comer a medio vecindario!! o asamos un pollo y nos sobra la mitad por que tu hija te dice a ultima hora que no vienen a comer 😉   jejejeje  , o la carne que sobra de un cocido que bien picadita nos hará unas croquetas de escándalo, media barra de pan duro con unos tomates unos ajos y aceite de oliva nos hace un salmorejo que en verano te resucita…. infinidad de deliciosos “aprovechamientos”

Esto de la barbacoa me pasó este fin de semana: aperitivo, carnes a la brasa, alcachofas asadas, alioli, patatas hervidas para poner en las brasas,  ensaladas… y claro, cómo no iba a sobrar comida!!! pero mirar el resultado y que provecho he sacado de 5 patatas hervidas con sólo añadir unos cuantos ingredientes de los que suelo tener por la nevera ( aquí también juega mucho vuestra imaginación y vuestros gustos y lo que tengáis en vuestra nevera, pero vamos que no son productos raros ) yo le añadí olivas y pepinillos, una lata de calamares en aceite, también tenía unos pimientos rojos que había hecho en escalivada con cebolla y tomate y allá que fueron, unos palitos de surimi que siempre tengo en la nevera por qué me encantan, sal y pimienta y cómo no!!! un buen aceite de los olivos de mi madre…. y patatas salvadas del cubo de basura!!!ensalada-de-patata

Pintaza verdad???!!! y si lo acompañamos de una sencilla brocheta de pollo con calabacín tenemos una comida más que solucionada.  Tiempo invertido ? unos 10 minutos más que si abro el cubo de basura y las tiro. ¿ Merece o no merece la pena? además enseñamos a las generaciones futuras que la comida es un bien al alcance de unos pocos y que por lo tanto hay que respetarla.

brocheta-de-pollo-mex-con-calabacin

Os dejo enlaces a otras recetas de aprovechamiento :

ALBÓNDIGAS DE MARISCO

 

CROQUETAS DE COCIDO

SALMOREJO

 

 

 

Dejar volar la imaginación, añadir o quitar, pero cocinar, cocinar mucho!!


CROQUETAS DE RAPE

Estas croquetas de rape debéis hacerlas si o si, podéis hacerlas con rape fresco o congelado, todo dependerá de la calidad que busquéis a la hora de comeros una croqueta casera, en estas he tirado la casa por la ventana 🙂 pero al final os diré cuantas hice y cuanto me costó el rape fresco. Yo creo que en la comida es en donde menos tenemos que economizar, eso no significa tirar la casa por la ventana pero si mirar las ofertas del día y actuar en consecuencia. Cocina de mercado lo llaman 🙂

CROQUETAS DE RAPE (21)

En el caso del pollo suelo utilizar la carne que me sobra de los caldos, en las de jamón las hago cuando tengo algunas lonchas que no voy a gastar y antes de que se me echen a perder hago croquetas con ellas, en fin… que casi siempre son una comida de aprovechamiento de otras, en este caso fue algo parecido, compré un rape entero para hacer un buen caldo en blanco y con la mitad de la cola que me sobró pensé en preparar esta delicia, el rape me costó 12 euros , con la cabeza, la raspa hice un caldo corto y luego le añadí la mitad de la cola cortada a trocitos, 4 gambones congelados ( 2 euros) cortado de igual modo, arroz y unas patatas, el resultado un estupendo caldo en blanco para 8  raciones, más las 20 croquetas que salieron….yo creo que los 12 euros están muy muy bien aprovechados. ¿ A qué si?

Vamos con los pasos, yo os doy medidas orientativas, las croquetas hay que hacerlas un poco a ojo y buscar la textura adecuada a cada gusto.

CROQUETAS DE RAPE (2)

Necesitaremos

200 gr de rape

100 gr de mantequilla

250 ml de nata

Caldo de pescado

150 gr de harina

Sal de ajo,  pimienta

2 huevos

Pan rallado

Harina ( trigo y maizena) para rebozar

Aceite de oliva para freír ( siempre bien caliente)

Lo primero:

Triturar o cortar el rape ( depende como os guste)

CROQUETAS DE RAPE (4)

Ponemos la mantequilla a derretir en una sartén, añadimos la harina y dejamos que tueste antes de agregar el caldo

CROQUETAS DE RAPE (5)

Una vez agregamos el caldo añadimos el rape y seguimos ligando la masa con caldo, siempre en la medida que nos pida la harina, salamos con sal de ajo, con cuidado, a tiempo de salar siempre estamos

CROQUETAS DE RAPE (7)

A continuación añadimos la nata, siempre sin dejar de mover para que nos vayan ligando todos los ingredientes

CROQUETAS DE RAPE (8)

Tras unos diez minutos veréis que la masa se  empieza a despegar de la cazuela, es el momento de retirar y reservar, probamos la masa, rectificamos de sal y le añadimos un poco de pimienta molida. Tapamos con film transparente, dejamos que enfríe a temperatura ambiente y guardamos en la nevera un par de horas.

CROQUETAS DE RAPE (10)

Transcurrido ese tiempo vamos a preparar nuestras croquetas, manos super limpias o bien guantes, depende de vosotros.

CROQUETAS DE RAPE (12)

Hacemos unas bolas con la masa, así se manejan mejor, la medida de ellas dependerá de si os gustan pequeñas o grandes, luego le podéis dar la forma que más os guste

CROQUETAS DE RAPE (15)

Las pasamos primero por la mezcla de harina de trigo y maizena ( le da un toque muy bueno) luego por huevo y terminamos con el pan rallado.

CROQUETAS DE RAPE (16)

Y aquí las tenemos, listas para freír o congelar, estas en forma alargada para diferenciarlas de las que tengo de queso en el congelador 😉

Guardamos con cuidado y al frigo, siempre tendremos croquetas caseras para sacarnos de un  apuro de una visita inesperado, yo lo soluciono rápido, tortilla de patatas y croquetas para todo el que se presente sin avisar, lo amalo es que empiezo a pensar que ya lo  hacen a propósito  🙂 🙂 Probar, probar y ya me contaréis

CROQUETAS DE RAPE (19)

 

Dejar volar la imaginación, añadir o quitar, pero cocinar, cocinar mucho!!


CROQUETAS DE MORCILLA

Estas croquetas de morcilla son el fruto de mi último “experimento” culinario 😉  las había hecho de bacalao, de queso, de gambas, de jamón, de merluza, las clásicas de pollo…. en fin de casi todo.

Comprando como compro unas morcillas de Serón ( PEÑA CRUZ) que son lo más parecido a las morcillas que se hacían hace 50 años y eso hoy día se agradece, hay embutidos que no tienen gusto a nada o lo que es peor, todos tienen el mismo gusto 🙂 .-) pues bien, dicho esto… pensé que en croquetas debían resultar aún más ricas, por que la bechamel las haría más suaves, que la morcilla está muy rica pero no es precisamente un alimento ligero 😉

Así que me puse manos a la obra, esta receta es la básica para cualquier tipo de croqueta.

1 cebolla, leche, harina, aceite de oliva, mantequilla, sal y el producto con el que las queráis hacer.

Lo primero que haremos será desmenuzar la morcilla ( con una morcilla salen unas 10 croquetas)

En una cacerola ponemos un poco de aceite ( un vaso) y añadimos 1 cebolla grande bien picada, salamos y  dejamos que se poche a fuego medio,cuando la tenemos así , pochadita, añadimos la morcilla y un poco de mantequilla (50g) incorporamos 3 o 4 cucharadas soperas de harina de trigo y removemos hasta que quede tostada ( si echáramos la leche sin hacer esto nos quedaría el gusto de la harina cruda en las croquetas) una vez tostada podemos ir añadiendo la leche, yo lo hago a ojo, le voy echando hasta que veo que la masa no me pide más ( se nota fácilmente no os preocupéis). Probar y rectificar de sal si fuera preciso.

CROQUETAS DE QUESO (1)

Una vez vemos que la masa se nos despega de la sartén  la retiramos y la colocamos en una fuente para que se enfríe la masa, una vez templada la guardamos en la nevera ( así luego se trabaja mejor) . Transcurridas unas horas la sacamos de la nevera y sobre una superficie muy limpia y con las manos igual de limpias la amasamos y vamos haciendo bolitas con ella ( le podéis dar la forma de croqueta también) las pasamos por harina, huevo y pan rallado.

Nuestras croquetas de morcilla se pueden  hacer al momento en abundante aceite caliente o bien congelarlas para cualquier ocasión , pensad que estas cantidades se pueden doblar o triplicar y así hacer acopio para esos imprevistos en los que te vienen amigos y no sabes que ponerles para acompañar una cerveza, la ventaja que tienen es que en una freidora se hacen en 10 minutos aún estando congeladas. Así que ánimo y manos a la obra, digo, a la masa 😉

 

DSCN4421

Dejar volar la imaginación, añadir o quitar, pero cocinar, cocinar mucho!!


CROQUETAS CRUJIENTES DE QUESO

Croquetas crujientes de queso o como hacer de la necesidad virtud.
Las llamo crujientes por que las rebocé con un pan que
piqué yo misma y quedó con tropezones que una vez fritos crujían y daban a la croqueta una textura deliciosa. No lo hice por capricho si no por que me pilló sin un gramo de pan rallado en casa. Sé que hay pan picado con esta característica pero no lo he encontrado, por eso me lo hice yo con unos grisines de pan integral y lo sigo haciendo cada vez que las preparo. Quedaron melosas por dentro y crujientes por fuera. Probarlo,o si no os apetece picar el pan también las podéis hacer con pan rallado normal.

Primero sofreímos una cebolla bien picadita en un poco de aceite de oliva, la hacemos a fuego lento para que vaya cogiendo color sin que se queme, le añadimos una cucharada de harina y la dejamos que se tueste junto a la cebolla, cuando la tenemos bien rehogada le vamos incorporando la leche para hacer un bechamel, id echando poco a poco y vosotros mismos, no tiene que quedar muy espesa.

CROQUETAS DE QUESO (1)

 

Es entonces cuando incorporamos el queso, en este caso en emmental pero las podéis hacer con el que más os guste con tal de que funda bien. Añadid sal y un poco de nuez moscada, lo vais removiendo todo hasta que el queso se funda en la bechamel. Dejáis enfriar la masa por espacio de 3 o 4 horas en la nevera.

CROQUETAS DE QUESO (4)

Y una vez  que tengamos la masa fría solo nos resta ir haciendo croquetas y pasándolas por harina, huevo y pan rallado o picado. Se pueden congelar y siempre tendréis para un picoteo o un aperitivo.  Freírlas siempre en abundante aceite que esté bien caliente si no se os abrirían, una vez fritas se colocan sobre papel de cocina y así absorbe todo el aceite sobrante , no hay nada peor que una croqueta aceitosa 😉

CROQUETAS DE QUESO (3)

 

Dejar volar la imaginación, añadir o quitar, pero cocinar, cocinar mucho!!


CROQUETAS DE COCIDO

Hay que ver lo que da de si un cocido¡¡ cremas, sopa, croquetas… con las “sobras” de un cocido como este podemos preparar unas croquetas que quitan el sentío¡¡

COCIDO1

DSCN3857
Hay días que toda la “pringá” de un cocido desaparece, ¿ pero que podemos hacer si nos queda un poquito de pollo, unos trocitos de ternera, rabo, tocino, pata…incluso garbanzos? Pues picarlo todo tal que así y lo tendremos listo para hacer unas deliciosas y jugosas croquetas de cocido.
DSCN3858
En una sartén pochamos 1 cebolla mediana. Con ella tenemos suficiente para la cantidad de carne que tenemos. Por cada 250g habría que poner una.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DSCN3860
Cuando tengamos la cebolla pochada añadimos la carne y un poco de nuez moscada ( la cantidas a vuestro gusto) tres cucharadas de harina que tostaremos para que no nos deje regusto a cruda.
DSCN3861
Llega la hora de incorporar la leche yo lo hago a ojo, pero algo que no falla es ir echando poco a poco, vosotros mismos os daréis cuenta de si os pide más, ir removiendo continuamente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DSCN3862
Cuando la masa esté lista ella sola se despega de la sartén, es la hora de sacarla y dejarla enfriar. Yo la suelo dejar de un día para otro por que fría se trabaja mejor.
DSCN3865
Al día siguiente la sacamos de la nevera y la trabajamos con las manos bien limpias como si fuera una masa de pan, eso hará que los trocitos que nos puedan haber quedado más grandes se desmenucen. Vamos cogiendo masa y dandole forma, primero de bola y luego de croqueta, más grande o más pequeñas, eso a vuestro gusto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DSCN3874
Las pasamos por huevo, no es necesario pasarlas por harina previamente, a mi particularmente no me gusta.
DSCN3875
Y tras el huevo pan rallado en abundancia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DSCN3877
Las podemos gastar en el momento friéndolas en abundante aceite o si tenemos freidora pues en ella y también podemos congelarlas y sacarlas cuando las necesitemos.

 

Dejar volar la imaginación, añadir o quitar, pero cocinar, cocinar mucho!!


CROQUETAS DE LA YAYA MARÍA

Estas croquetas de la yaya María las he bautizado con el nombre de mi suegra por qué le debo la receta a ella, excelente cocinera que me ha enseñado mucho. Son una maravilla y una manera de utilizar el pollo que usamos para hacer un caldo y que casi siempre queda. Os lo explicaré paso a paso por qué quiero que os salgan igual de buenas que a mi. No es una receta difícil pero si trabajosa, solo le tenéis que dedicar tiempo y un poquito de amor, os aseguro que merece la pena, no os habréis comido otras igual.
En una sartén grande pondremos un vaso de aceite de oliva bien colmado y en él pondremos 2 cebollas cortadas en dados. Sofreímos a fuego lento.

                                                                                                                                                                                                                             

A la cebolla le añadimos una pastilla de caldo de pollo y un par de cucharadas de nuez moscada, seguimos rehogando.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Llega el momento de añadir el pollo del caldo, lo tendremos troceado y limpio de pieles y huesecillos o cartilagos. Esto son dos pechugas. Mezclamos bien todos los ingredientes.
Vamos rehogando el pollo que está cocido hasta que se mezcle bien con la cebolla y coja sabor y color.
Viene el momento de hacer la bechamel, pero no la haremos aparte como se suele hacer, la haremos junto al pollo y la cebolla. Para dos pechugas de pollo se necesitan de 8 a 10 cucharadas de harina, que tostaremos para que no tenga gusto a cruda.
Seguimos dandole vueltas hasta que la harina este cocida, esto es importante. Añadimos sal  a nuestro gusto.

 

Viene la hora de añadir la leche, yo lo hago a ojo, voy echando y voy removiendo, depende de lo que me pida la masa le pongo más o menos pero en principio le ponéis como 1/2 lito, luego vosotros mismos veréis si necesita más, que seguro que si.
Lo que nos indica que la masa está en su punto después de mezclar bien con la leche es que se despegará ella sola de la sartén cuando la vayamos moviendo.
Volcamos la masa en una fuente y dejamos enfriar para después ponerlas en la nevera bien tapaditas con film transparente, estarán un día entero, luego se trabajan mucho mejor.
Al día siguiente sacamos la masa y sobre una superficie bien limpia y con las manos de igual manera trabajaremos la masa. Tenemos que amasarla con nuestras manos, esto nos permitirá también comprobar si se nos ha pasado algún huesecillo o piel. Tenemos que masarla como si fuera una masa de pizza. Preparamos huevo y pan rallado y comenzamos a hacer bolitas a las que le daremos forma de croqueta.
Las pasamos primero por huevo, que previamente habremos salado y luego por pan rallado.
Y aquí está el resultado de dos pechugas de pollo, 2 cebollas, nuez moscada, pastilla de caldo de pollo, harina, leche, huevo y pan rallado. Se pueden guardar en tapers y congelar para ir sacando así las necesitemos. ¿ Merece la pena? Os aseguro que si.

Dejar volar la imaginación, añadir o quitar, pero cocinar, cocinar mucho!!