Archivo de la etiqueta: cebolla

GAZPACHO

¿Habrá algo más bueno que un GAZPACHO fresquito cuando llega el calor? Lo dudo, y no solo es que esté rico, es que también es importante aporte de vitaminas a nuestro organismo, es como una sobredosis, pero de las buenas y no engorda¡¡¡ 😉  esta “sopa” fría es todo un compendio de virtudes ¡¡

Hay tantas maneras de prepararlo como personas, los hay muy mordernos, como los de sandía, cerezas…. que también están deliciosos, pero yo hoy os traigo el típico gazpacho que se hace por el sur y que lleva básicamente, pan, pimiento, tomates, pepino, ajo, sal , aceite y vinagre.

Para más o menos un litro necesitaréis estos ingredientes

  • 1 kilo de tomates bien maduros
  • 1 pimiento verde tipo Italiano
  • 1/2 pepino
  • 1 /2 cebolla grande
  • 1 rebanada de pan
  • 1 diente de ajo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 3 cucharadas de vinagre de vino blanco
  • 1 cuchara pequeña rasa con sal
  • Agua fría

Se lavan todas las verduras y se cortan a trozos  grandes, las introducimos en la batidora ( si tenemos una americana)  y la dejaremos funcionando hasta que no quede ningún trozo de verdura

Añadimos la sal, el aceite y el vinagre, probamos y rectificamos cualquier elemento que no nos guste, hay quién prefiere más ajo, o más sal o más vinagre, yo os aconsejo empezar por pequeñas cantidades de estos tres elementos y si os parece poco le añadís a esto siempre se está a tiempo, si nos pasamos con ellos es más difícil rectificar, una vez que tengamos el sabor que nos gusta solo nos falta añadir el agua bien fría y ya tendremos listo nuestro GAZPACHO.

20150503_122825

En casa nos gusta tomarlo con todas las verduras que hemos utilizado pero esta vez en taquitos y unos “cuscurros” de pan frito con ajo que venden en MERCADONA y que están de vicio.

 

POLLO ENCEBOLLADO

Este pollo encebollado es de esos platos que yo denomino de 1º de párvulos en cocina. Vamos, que aunque no tuviéramos ni idea de cocina seriamos capaces de prepararlo.
Me encuentro con mucha gente joven que me dicen que no cocinan bien y siempre les digo lo mismo, hay que empezar por platos sencillos y con ellos ir adquiriendo experiencia, si nos dejamos llevar por lo que sale en la tele solo nos llevará al desánimo, nadie pasa de no saber cocinar a cocinar como un chef en 3 meses. O sea, que manos a la obra y empezad con estos platitos sencillos pero ricos y que os harán quedar bien en cualquier reunión con amigos. Además los amigos están para eso no? 😉

POLLO ENCEBOLLADO

Solo necesitamos: 
1 pollo cortado a pequeños trozos, cuanto más pequeños mejor, se comen como si fueran pipas, ya lo veréis.
Pues una vez tenemos el pollo cortado pasamos a freírlo a fuego lento en una sartén con una generosa ración de aceite de oliva, así lo tendremos hasta que adquiera un apetecible color doradito, entonces es el momento de incorporar la cebolla, yo pongo una bien grande, pero eso lo dejo a gusto de cada uno, dejamos que coja color y añadimos también unas hojas de laurel y un buen chorro de vino blanco, dejamos que reduzca, salpimentamos y a comer¡¡¡  
Fácil, no, faciliiiiiiiisimo¡¡

 

CUAJADERA DE JIBIA

La CUAJADERA DE JIBIA , típico guiso del levante almeriense y con infinidad de variantes que hacen que no nos cansemos de comerlas nunca , básicamente son un asado pero la diferencia estriba en las especias y en el majado que haremos para potenciar todos los aromas posibles.
Hay que probarlas, veréis que fácil y como disfruta todo el mundo.
Esta vez me he decido por una de jibia por que la otra tarde tuve la suerte de encontrar unas hermosísimas recién pescadas. MERCADONA ha optado por traer pescado de nuestra lonja cada tarde, ventajas de ser un pueblo pesquero 🙂 y además pegadito a Almería… pues que mejor que una cuajadera como esta
CUAJADERA DE JIBIA (5)
Tenían un precio muy bueno y hay que aprovechar cuando se encuentra un género así… Cocina de mercado le dicen o lo que es lo mismo, salir a comprar sin tener nada prefijado, lo que encontremos en el día a la mejor en relación precio/calidad, es la única forma que yo he encontrado para no salirme del presupuesto más de lo necesario 😉 así que toca  improvisar si, pero merece la pena.
Las sepias o jibias las limpio  en casa,  soy así de rara 😉 pero es que me gusta el olor del pescado fresco, cada vez más. Pero para los que no disfruten con este paso, tranquilos, os las limpiaran en vuestra pescadería. Lavarlas al llegar a casa y cortarlas en grandes tacos. En una fuente para el horno pondremos en el fondo 1 cebolla grande cortada en juliana, 1 pimiento rojo y un verde cortado a tiras o a trozos gruesos, como más os gusten, 3 patatas grandes cortadas a gajos, laurel, sal, pimienta, un vaso de agua y uno de vino blanco. Un truco opcional : le puse unos tomates secos en aceite de oliva que encontré en ALDI, son de esos botecitos que vas cogiendo para la alacena y que siempre les buscas un plato apropiado. Con estos acerté de pleno.
Y por último el majado que nunca debe faltar en una cuajadera. El mio lleva 5 dientes de ajos unos gajos de tomate seco en aceite de oliva, sal, piñones, pimienta y unos trocitos de esos pimientos que hemos cortado en la fuente. Por último le añadimos un poco de azafrán o en su defecto una especia que aquí en el Sur es muy fácil de encontrar, es un preparado para paellas que además de llevar colorante alimentario lleva, clavo, pimentón, ajo y azafrán. Es de la marca Hacendado y con un pellizco de nada es capaz de aportar a los platos un sabor y una olor impresionantes. Cuando este todo bien ligado y con ayuda de un chorrito de vino se añade a la fuente. Solo nos queda ponerlo en el horno que habremos precalentado a 250º para bajarlo a 180º y dejarlo unos 40 minutos.
Debe quedar tostadito por arriba, pero caldoso. Vigilad eso y si se tiene que añadir un poco más de agua o vino se añade.
Espero que os guste tanto como a mí 🙂

BOLITAS DE PESCADO

Corren tiempos de aprovechar todo lo que tengamos en la despensa o en la nevera ¿ verdad amigos? y estas BOLITAS DE PESCADO son un claro ejemplo de lo que os digo. 
Todos nos hemos encontrado que al cocinar un pescado frito o asado nos han sobrado un par de trozos que no quiere nadie, ¿ que hacer con ellos? ¿ los tiramos?, no, lo más seguro es que los guardemos durante un par de días en la nevera que es lo que nos puede aguantar un pescado ya cocinado, y al final si no se lo come nadie( más que nada por que no hay quien se lo coma) le llega la hora de acabar en la basura.

Pues tal y como está la economía yo no lo aconsejo, hay una forma muy sencilla de “reciclarlo” en unas estupendas bolitas de pescado que nos pueden servir de aperitivo.

Solo tenemos que desmenuzar el pescado ( estas son de bacalao y merluza) con mucho cuidado de que no quede ninguna raspa, lo reservamos y picamos una cebolla  que pocharemos en una sartén con aceite de oliva, cuando tengamos la cebolla bien hecha le añadimos harina, removemos para que se tueste bien y le vamos añadiendo leche, tanta como nos acepte la cantidad de harina que hayamos puesto ( esto varía en función de la cantidad de pescado, por eso no os digo cantidades) seguimos removiendo con varilla, lo que nos ayudara a que no nos queden grumos,cuando tengamos esta bechamel hecha le añadimos el pescado, no tenemos que removerlo mucho pues nos quedaría desecho, salamos y le añadimos una picada de ajo y perejil ( esto es opcional).

Removemos para mezclar bien toda la masa y retiramos de fuego, dejandola enfriar antes de meterla en la nevera, donde estará un par de horas. Una vez fria, hacemos las bolitas, las pasamos por harina, huevo y pan rallado ( en este orden) se frien y listas para comer. También las podéis congelar y guardar después de rebozarlas. Siempre habrá un día especial para sacarlas.

ARROZ CON BACALAO

Me gustan los platos que tienen canción como este arroz con bacalao, una que es cantarina 😉

“Sarandoga nos vamo a comer, sarandonga un arros con bacalao, sarandonga en lo alto del puerto, sarandonga que mañana es domingo…”
Te apetece un arroz con bacalao??
Como los que hacía El Pescadilla, marido de Lola Flores.
Pues te lo recomiendo por que a mi me encantó.

 

ARROZ CON BACALAO

 

Lo primero es hacer un buen fumet con los restos del bacalao  que compres, en este caso me hice con la cola del pescado y me añadieron media cabeza y la raspa de la cola ( es lo que te toca si no lo compras entero)  esto unido a las pieles y las raspas se pone a hervir  con 1 litro de agua y un poco de perejil, un chorrito de aceite y sal y en 20 minutos tenemos el caldo para dar más sabor al arroz.

Aquí siempre se  aprovecha todo 😉

ARROZ CON BACALAO (2)

 

Sofrito

 

  • 1cebolla y 1 pimiento verde partidos a trocitos
  • 1 tomate bien hermoso y maduro rallado

ARROZ CON BACALAO (3)

ARROZ CON BACALAO (4)

Lo pochamos todo bien, cebolla, pimiento y le añadimos el tomate rallado junto con una cucharita de café de carne de pimiento choricero ( os recomiendo tener siempre, va bien para infinidad de guisos y arroces).
Un vez tengas el sofrito, que tarda su tiempo añades el arroz, 2 puñados por persona o un vaso de agua será suficiente, rehoga con el sofrito durante unos minutos. Un poquito de sal, si pasarse, luego rectificas si es necesario.
ARROZ CON BACALAO (5)

 

Aquí tenemos el fumet listo y colado, se va añadiendo en la medida que nos pida, esto de los arroces no son 2+2=4 .

ARROZ CON BACALAO (6)

Hay que ir cociendo según el arroz, el fuego… no todos los arroces evolucionan igual lo mejor es tenerlo a mano e ir añadiendo según te pida.

ARROZ CON BACALAO (7)

Ahora añade el majado de ajos : dos dientes de ajo, un poco de perejil y un poco de sal para que no nos salten a machacarlos. Este majado cambia por completo el sabor del arroz, te recordará los de antes, los de nuestras abuelas 😉

ARROZ CON BACALAO (8)

Cuando queden 5 minutos de cocción se añaden los tacos del bacalao, ten en cuenta que son trocitos pequeños y se hacen en un plis, si lo añades antes te quedaran como estopa.

ARROZ CON BACALAO (9)

Y aquí  ya reposando, lo dejas 5 minutos tapado con un trapo bien limpio y a comer, da igual que sea domingo o jueves, te encantará, es uno de los arroces más sencillos que he preparado y a la vez uno de los más sabrosos.  Tenía razón “El pescailla” 😉