Archivo de la etiqueta: calamar

CALABACINES RELLENOS DE MARISCO

Para preparar estos calabacines rellenos de marisco sólo necesitas los ingredientes  y un poco de tiempo porque son sencillísimos de preparar y el resultado para tu mesa es espectacular.  Ideales para cualquier día  festivo, y lo mejor,  los puedes preparar el día antes y se hornean en el momento de servir.

CALABACINES RELLENOS (9)

Vamos con la receta:

Para el relleno necesitas:

CALABACINES RELLENOS (2)

Calamar, langostinos, carne picada ( mezcla de cerdo y ternera)

El calamar y los langostinos pueden ser congelados, también los hay muy buenos y abaratan el plato si sois muchos a la mesa.

Las cantidades varían en función de los que quieras hacer, con las cantidades que ves en la foto podrás rellenar unos 8 calabacines redondos.  Y si te sobra relleno no te preocupes, congélalo y lo tienes para añadir a una pasta ( por ejemplo) un día de “prisas” 😉

Sigo….

Pica 1 cebolla, un pimiento verde y 6 dientes de ajo.  Y ya con todo listo empiec

Con todo ello haces un sofrito, primero el calamar y la carne picada y luego vas añadiendo, el pimiento, la cebolla y el ajo, por último los langostinos.  Sal y pimienta a tu gusto.

Cuela y con el aceite sobrante rehoga toda la carne de los calabacines( se vacían con una simple cuchara) 10 minutos en la sartén, con esto bastará para que esté listo para mezclar con el sofrito y empezar a rellenar los calabacines, napas con queso y al horno unos 20 minutos a 200º  ( los tiempos del horno son muy relativos así que vigilad este paso )

Adorna con un langostino pasado por la sartén, un poco de sal y vuelta y vuelta y nos quedan en su punto. Esto es opcional pero le da al plato el toque final 😉 ya sabéis que la comida, cómo casi todo en esta vida, lo primero es que entre por la vista.

 

CALABACINES RELLENOS (6)

CALABACINES RELLENOS (3)

 

CALABACINES RELLENOS (4)

CALABACINES RELLENOS (5)

 

SECRETOS PARA UNA BUENA FRITURA ANDALUZA

Los secretos para una buena fritura andaluza consiste básicamente en un buen producto y un buen aceite.  Y después alguno más que os voy contando 😉

pescado4

Hoy día tenemos  productos muy buenos en los mercados y grandes superficies, incluso en congelados hay excelentes productos que a menudo por no ser temporada son difíciles de encontrar, solo tendremos que hacer un buen descongelado para que queden estupendo. Si lo conseguimos fresco mejor todavía pero sois muchos los que me comentáis que no es tan fácil cómo a mi me parece por vivir en un pueblo costero, lo comprendo.

Lo primero es preparar el pescado o marisco que queramos freír, si son unas puntillas o chipirones   yo les saco la plumilla, es entretenido  pero fácil de hacer y muy agradable a la hora de comerlos y no tener que preocuparse por ella.  Al pescado le sacamos las tripas o lo cortamos a trozos, depende si son unos salmonetes, boquerones o un bacalao.

20150419_131419

 

 

 

20150419_132405

Una vez listo todo y justo antes de pasarlo por la harina lo salamos ligeramente por que ya lleva su propia sal ( pero esto es muy personal y os lo dejo a vuestro gusto).

Preparamos el aceite, siempre tiene que estar muy caliente y limpio, yo utilizo freidora pero si no tenéis podéis utilizar otro recipiente siempre y cuando sea grande, la fritura no quiere “aglomeraciones”.

Y llega la hora de pasar el pescado por harina, en Andalucía utilizan un tipo de harina especial para freír que se llama harina de moltura, también utilizan una mezcla de harina de trigo y de garbanzo que es la que utilizo yo, el garbanzo ( se puede hacer en la termomix)  le proporciona ese punto crujiente que debe tener toda buena fritura. Además esta harina también es ideal para personas celiacas, así que es muy a tener en cuenta si tenéis alguno en casa.

FRITURA DE DOMINGO (3)

Una vez rebozado lo pasamos por un cedazo para quitar la harina que resta, si no disponéis de cedazo utilizar un colador grande, os hará el mismo servicio que es el de desprender un exceso de harina.

Y ya solo nos queda introducir los manjares en el aceite caliente y esperar que se produzca el milagro. Se  requieren pocos minutos y vosotros mismo os daréis cuenta de cuando está por su color, en casa no gusta muy frito así que cuando lo veo que empieza a coger color lo saco con ayuda de una espumadera y lo coloco en un plato con papel absorbente para que suelte todo el aceite  y de ahí al plato en que vayamos a servirlo.

Un buen trozo de limón, aquí me tira el ADN murcianico 😉   y listo para comer.

FRITADA ANDALUZA

 

 

CALAMAR A LA PLANCHA

Un calamar a la plancha es la cosa más sencilla y a la vez la más deliciosa que nos podamos comer. Lo más engorroso puede ser su limpieza pero si os queréis evitar ese paso seguro que en vuestra pescadería os los limpiaran sin ningún problema.

Hay quién los unta con la mezcla de ajo, aceite y perejil y los pone en la plancha, es una opción, pero en casa nos gusta más con otro tipo de elaboración que consiste en que una vez lavados y secos ( papel absorbente) los ponemos sobre la plancha bien caliente en la que hemos puesto sal gorda, vuelta y vuelta y al sacarlos es cuando le ponemos el ajo y el perejil muy picado y mezclado con un buen aceite de oliva. ¿ La diferencia? Pues que así es como se nota más el gusto de la plancha, de la otra forma, al llevar ya el aceite estamos friendo el calamar y el gusto cambia por completo, el ajo crudo no tiene nada que ver con el ajo refrito, por que al ir tan picado y al tenerlo el tiempo que fríe el calamar el ajo amarga. En definitiva, son gustos y sobre esos ya sabéis lo que se dice 😉

Yo os sugiero que lo probéis así y me lo contéis, os gustara¡¡

 

DSCN3829

JUDIAS PINTAS CON CALAMAR EN SU TINTA

No os podéis ni imaginar como están estas judías pintas con calamar en su tinta¡¡  toma pareado jajaja

La pintas tiernas, mantecosas, el calamar crujiente, terso y el toque que le da su propia tinta….ummmm riquísimas¡¡  Los calamares son ricos en proteínas, minerales y vitaminas del grupo B son altamente nutritivos ideales para personas con el colesterol alto. Asimismo la tinta del calamar contiene proteínas con propiedades curativas antiinflamatorias. Si a esto le añadimos unas buenas legumbres conseguimos un guiso de espectacular y tan rico que nos quedamos con ganas de más.

Vamos con la receta, estas medidas son para 2 personas solo hay que multiplicar en la medida que pongamos comensales en la mesa. 

Lo más importante a la hora de elaborar estos guisos tan sencillos es utilizar una buena materia prima, este calamar fue pescado la tarde anterior a su compra, Mercadona ha cambiado su política de compras y ha optado por el producto de cercanía, teniendo mi pueblo puerto pesquero era anormal comprar pescado de Noruega ¿ no créis?

Vamos con el calamar, lo limpiamos y guardamos su bolsa de tinta. Cortarlo en aros muy finitos.

 

JUDIAS PINTAS CON CALAMAR EN SU TINTA (2)JUDIAS PINTAS CON CALAMAR EN SU TINTA (3)

 

Cortamos una cebolla mediana y un pimiento verde a trocitos, en una cazuela con un poco de aceite rehogamos el calamar y cuando empiece a coger color añadimos la cebolla y el pimiento.

 

JUDIAS PINTAS CON CALAMAR EN SU TINTA (4)JUDIAS PINTAS CON CALAMAR EN SU TINTA (5)

 

 

Cuando lo tengamos casi pochado le añadimos un vaso de vino blanco, dejamos que reduzca y le incorporamos un primer majado de piñonesy pan frito que nos ayudará a espesar el guiso.

 

JUDIAS PINTAS CON CALAMAR EN SU TINTA (7)JUDIAS PINTAS CON CALAMAR EN SU TINTA (9)

 

 

Llega la hora de añadir las pinta que las habremos cocido aparte para utilizar solo las que necesite el guiso ( seguid las instruciones de cocción que vienen en todos los paquetes) con las que sobren ya os contaré lo que hice, pero los que me conocéis ya sabéis que no tiro nada 😉 añadimos el segundo majado este le dará todo el gusto a guiso de siempre, unos ajos unos clavos, una hebras de azafrán  y unos cominos junto a una cucharada de sal gorda. También es el momento de añadir la tinta disuelta en 1/2 litro de caldo de pescado ( utilizar una pastilla si no tenéis natural) con ese caldo cubriremos el guiso, no se lo echéis todo, solo cubrirlo. Comprobar la sal y rectificar.

 

JUDIAS PINTAS CON CALAMAR EN SU TINTA (8)JUDIAS PINTAS CON CALAMAR EN SU TINTA (6)

 

 

Y aquí tenemos ya nuestras pintas con calamar en su tinta

                                                  Reservé la cabeza y se la puse frita para adornar el plato

 

 

JUDIAS PINTAS CON CALAMAR EN SU TINTA (1)

GUISO DE PATATAS CON RABAS

Este GUISO DE PATATAS CON RABAS entraría dentro de lo que solemos llamar cocina de aprovechamiento. Y hoy día esto cuenta y mucho, no podemos ni debemos tirar comida como hacían nuestras abuelas que de cualquier cosa sabían hacer una comida capaz de alimentar a una familia entera. Benditas abuelas :* Pues este plato les hace honor a estas estupendas mujeres. Va por ellas.

Cuando compro calamares frescos para hacer a la andaluza suelo guardar congeladas las rabas y las aletas para añadírselas a un arroz o a unos fideos, o para hacer un guisillo como este, quedo fabuloso y además aligeré el congelador. Además estos paltos de cuchara apetecen por lo menos una vez a la semana, son económicos, rápidos de preparar y los podemos dejar listos antes de salir de casa.

Vamos con la receta.

GUISO DE PATATAS CON RABAS

 

 

El calamar limpio y preparado para sofreír en una cazuela con un poco de aceite. Lo suelo descongelar en la nevera, lo saco la noche anterior y se va descongelando poco a poco, esto es importante a la hora de cocinar con producto congelado.

 

1 cebolleta y 1 pimiento verde que le añadiremos a continuación cuando el calamar esté bien sofrito.

 

 

Cuando tengamos el calamar, el pimiento y la cebolla sofritos, le añadimos tomate frito, como 3 o 4 cucharadas, le incorporamos el agua, unas patatas y unos guisantes, lo dejamos cociendo por espacio de 1/2 hora. Salamos.

 

Para finalizar le incorporamos un majado muy potente que le aportará su sabor definitivo.

1 pastilla de caldo de pescado, 3 dientes de ajos, perejil y un pimiento choricero previamente humedecido en agua caliente ( es más fácil majarlo) lo incorporamos al guiso diez minutos antes de retirarlo del fuego. Y listo para comer.