20150419_131912

SECRETOS PARA UNA BUENA FRITURA ANDALUZA

Los secretos para una buena fritura andaluza consiste básicamente en un buen producto y un buen aceite.  Y después alguno más que os voy contando 😉

pescado4

Hoy día tenemos  productos muy buenos en los mercados y grandes superficies, incluso en congelados hay excelentes productos que a menudo por no ser temporada son difíciles de encontrar, solo tendremos que hacer un buen descongelado para que queden estupendo. Si lo conseguimos fresco mejor todavía pero sois muchos los que me comentáis que no es tan fácil cómo a mi me parece por vivir en un pueblo costero, lo comprendo.

Lo primero es preparar el pescado o marisco que queramos freír, si son unas puntillas o chipirones   yo les saco la plumilla, es entretenido  pero fácil de hacer y muy agradable a la hora de comerlos y no tener que preocuparse por ella.  Al pescado le sacamos las tripas o lo cortamos a trozos, depende si son unos salmonetes, boquerones o un bacalao.

20150419_131419

 

 

 

20150419_132405

Una vez listo todo y justo antes de pasarlo por la harina lo salamos ligeramente por que ya lleva su propia sal ( pero esto es muy personal y os lo dejo a vuestro gusto).

Preparamos el aceite, siempre tiene que estar muy caliente y limpio, yo utilizo freidora pero si no tenéis podéis utilizar otro recipiente siempre y cuando sea grande, la fritura no quiere “aglomeraciones”.

Y llega la hora de pasar el pescado por harina, en Andalucía utilizan un tipo de harina especial para freír que se llama harina de moltura, también utilizan una mezcla de harina de trigo y de garbanzo que es la que utilizo yo, el garbanzo ( se puede hacer en la termomix)  le proporciona ese punto crujiente que debe tener toda buena fritura. Además esta harina también es ideal para personas celiacas, así que es muy a tener en cuenta si tenéis alguno en casa.

FRITURA DE DOMINGO (3)

Una vez rebozado lo pasamos por un cedazo para quitar la harina que resta, si no disponéis de cedazo utilizar un colador grande, os hará el mismo servicio que es el de desprender un exceso de harina.

Y ya solo nos queda introducir los manjares en el aceite caliente y esperar que se produzca el milagro. Se  requieren pocos minutos y vosotros mismo os daréis cuenta de cuando está por su color, en casa no gusta muy frito así que cuando lo veo que empieza a coger color lo saco con ayuda de una espumadera y lo coloco en un plato con papel absorbente para que suelte todo el aceite  y de ahí al plato en que vayamos a servirlo.

Un buen trozo de limón, aquí me tira el ADN murcianico 😉   y listo para comer.

FRITADA ANDALUZA