Archivo de la categoría: PLATOS DE CUCHARA

HABAS DEL MARTES

 

En otra entrada os hable de las habas y de las infinitas posibilidades que nos ofrecen a la hora de cocinar.

Las habas son una legumbre que pertenece a la familia de las papilionáceas, la misma familia que las judías. Eran las únicas judías conocidas en Europa hasta el descubrimiento del Nuevo Mundo. Llegaron de Persia y de África y son una de las primeras plantas domesticadas, se han encontrado restos en asentamientos mediterráneos de 3000 a.C. Y si llevamos tantos siglos consumiéndolas será por algo¿ verdad?

Este guiso de habas al que llamo del martes como podría ser del jueves es otra prueba de lo que os digo siempre, en la cocina hay que improvisar y  ver que sale, este guiso vendría a ser una mezla de unas habas a la catalana con unos michirones murcianos… toma ya la mezcla¡¡ esto es la consecuencia de no quedarnos quietos en un sitio, mis padres son murcianos y yo nacida en Barcelona he crecido probando muchos platos de la rica cocina catalana y comiendo en casa muchos platos murcianos con toda su riqueza huertana, ahora que vivo en Murcia me estoy reencontrado con sabores de mi niñez, recuerdos de mi abuela Maria  de la que oiréis hablar mucho por aquí.  Este guiso es de aquellos de sentarse a la mesa con un vaso de vino y trozo de pan y con una cazuela como la de la foto no se necesita nada más.

Vamos con la receta.

 

HABAS DEL MARTES

Necesitamos: 1 Kg  Habas limpias ( pueden servir congeladas) 1 cebolla,  150gr de butifarra negra, 150gr de catalana ( en este caso son de Peña Cruz  un embutido de Serón, de una calidad superior ) , 1 tomate maduro, ajos, hueso de jamón, una pastilla de caldo de carne, un buen chorro de coñac y sal.

.
En una cacerola pochamos bien la cebolla, añadiremos las habas, los trozos de butifarra negra y los trozos de catalana, el tomate rallado y dos dientes de ajo bien picado en un mortero, salamos, todo esto lo rehogaremos durante diez minutos, rociamos con el coñac y dejamos que evapore sus alcoholes, le añadimos la pastilla de carne disuelta en agua hasta cubrirlas y el hueso de jamón pequeño. 1/2 hora de cocción, rectificamos de sal y listas para comer.

 

 

CAZUELA DE FIDEOS

Aquí os dejo una muestra de la deliciosa CAZUELA DE FIDEOS al estilo almeriense.

Creo que ya os comenté que mi suegra es de Almería, ha sido una gran cocinera que ha sabido transmitirme sus recetas( o eso espero ) muchas de las que veréis por aquí son obra de ella. La cocina tradicional almeriense es una gran desconocida que ha conseguido preservarse hasta hoy quizá por eso, las malas comunicaciones con el resto de la península han hecho que se respeten sabores y elaboraciones generación tras generación, sin tener que modificar por la llegada de otras culturas, esto hace de Almería y su gastronomía todo un tesoro a descubrir y como decía Carlos Herrera, almeriense de pro, ahora que todo el levante almeriense y murciano parece salir de su aislamiento merece la pena probarlos, por que algunos os aseguro que no basta con explicarlos, este guiso es uno de ellos.

??????????

 

 

PARA ESTA CAZUELA DE FIDEOS NECESITAMOS: jibia ( sepia ) almejas, gambas, pimientos rojo y verde, laurel, ajos, fideos, guisantes, patatas, ajos, vino, sal y pimienta.

Empezamos poniendo las almejas en agua y sal para que suelten la arena que lleva en su interior. Esta bolsita del Mercadona lleva unas 400g .

??????????

 

Con las colas y cabezas de las gambas ( pueden ser congeladas)  haremos un fumé que nos servirá para potenciar más el guiso, añadimos un tomate, una cebolla y unas hojas de laurel y obtendremos un caldo excelente. Reservamos.

??????????

 

Y ahora vamos con el sofrito, en una cazuela pochamos una jibia o sepia cortada a trozos, la dejamos rehogando hasta que esté casi doradita y entonces añadimos 1 pimiento verde y 1/2 rojo, una cebolla todo cortado a daditos, también un par de dientes de ajos cortados a láminas. Salpimentamos y añadimos 1/2 vaso de vino blanco.

??????????

 

Llega la hora de añadir el fumé de gambas, unas patatas cortadas a gajos y los fideos ( seguid las instrucciones de la marca) las gambas peladas se las pondremos al final con un par de minutos tienen suficiente y a este guiso le queda algo muy importante, las almejas y el majado.

 

??????????

 

Y por último… os enseño un “majado”, famoso y conocido como “picada” en Cataluña y Baleares, pero casi con los mismos ingredientes que se utilizan en todo el arco mediterráneo. Este lleva : 10 almendras tostadas,  4 ajos,  1/ 2 cucharadita de cominos, unas hebras de azafrán, perejil, sal. Lo incorporamos al guiso junto con las almejas, para finalizar añadiendo las gambas, dejamos reposar y a comer. En esta receta no debería decirlo pero…

 

 

??????????

 

CRUJIENTE DE GAMBA CON CREMA SEMIFRIA DE ZANAHORIA

Con esta deliciosa crema de zanahoria se puede iniciar una cena o comida en la que sin mucho esfuerzo y gasto queráis asombrar a vuestros comensales. Además de ser un un opción segura y nutritiva, prepararla no os llevará mucho tiempo. Al servirse fría ( también se sirve caliente pero yo he optado por lo primero) la podéis tener preparada con antelación a la espera del crujiente.
Hacer una crema es lo más fácil del mundo y con algún truquito que os daré os sorprenderá el resultado final.
Si además le incorporamos una gamba crujiente el resultado es espectacular. La diferencia fundamental entre purés y cremas es que éstas habitualmente llevan algún tipo de lácteo como la nata o crema de leche, pero si queréis que resulten más ligeras las podéis sustituir por leche evaporada en lugar de nata, o incluso por yogur, ambas opciones son más ligeras e igualmente ricas. Mi truco: añadirle una cucharada sopera y generosa de queso tipo fhiladelfia.

 

CRUJIENTE DE GAMBA CON CREMA SEMIFRIA DE ZANAHORIA

Necesitamos para 4 personas:

4 zanahorias grandes
2 patatas medianas
1 cebolla pequeña
Sal y pimienta negra 
Agua hasta cubrirlo todo ( luego esta agua de cocción se cuela pero no se tira por si os queda muy espesa)
Cortar en trozos pequeños y se os hará antes ( hay que ahorrar energía) 😉

Cuando la tengamos cocida, retiramos el agua y le añadimos la cucharada de queso fresco, batimos y comprobamos su espesor, eso lo dejo al gusto de cada uno. El agua de la cocción os puede ayudar a dar la textura que más os guste.

Ahora vamos con el crujiente de gamba:
4 gambas ( langostinos, gambón, carabineros….lo que más os guste)
Harina de trigo
Harina de garbanzo
Kikos molidos o triturados ( maiz tostado)

Con estas harinas y los kikos rebozamos las gambas a las que hemos pelado la cola. Una vez rebozadas las freímos en abundante aceite caliente y las reservamos sobre papel absorbente.
Solo os queda montar el plato y llevarlo a la mesa….vendrán los “Ohhhh” y cuando la prueben oiréis los “Mmmmmm” 😉 os lo aseguro.

Os dejo unas curiosidades sobre la zanahoria:
Presenta un aporte calórico bajo.
Posee propiedades antiparasitarias (debido a la presencia de un aceite esencial). Esto junto con su contenido en pectina hace de la zanahoria un alimento con alto poder gelificante y astringente, haciéndola muy útil en caso de padecer diarreas, sobre todo en caso de la diarrea infantil.
La riqueza en pectina también la hace muy indicada para bajar los niveles de colesterol.
Es una excelente fuente de beta-carotenos. Y un natural protector solar, ya que el beta caroteno, como precursor de la vitamina A, acelera el bronceado al favorecer la síntesis de la melanina, que a su vez actúa como filtro natural de los rayos UV.

MIGAS DE PAN

Días de lluvia y días de migas ¿ conocéis esta costumbre de Murcia y Almería? pues si, por aquí es de obligado cumplimiento. ¿Llueve? pues todo el mundo a hacer migas, además esta es una solución para ese pan duro que nos va quedando en la panera. Plato contundente si, pero un día es un día¡¡ Como veréis estas llevan tropezones de panceta, “butifarrana” negra, blanco, chorizo, catalana…le podéis poner lo que os guste más, es lo bueno que tienen las migas, hay tantas variedades como personas que las hacen.

Vamos con la receta:   

 

MIGAS DE PAN

 

Pimientos y ajos en lo primero que tenemos que freír, luego el resto de ingredientes, estas migas llevaban panceta,chorizo, butifarra negra, catalana y blanquillo, pero eso va a vuestra elección o con lo que haya en la nevera, las migas es un plato para aprovechar lo que tengamos.

Ponemos el pan duro en un bol y remojamos sin pasarnos con el agua, salpicándolo con los dedos.
 En el aceite que nos ha sobrado al freír los tropezones, haremos las migas, removiendo, salando y comprobando que estén a nuestro gusto, estas estuvieron unos 15 minutos. Yo os aconsejo que las vayáis probando. Luego le incorporamos el resto de ingredientes y las dejamos reposar para que se mezclen los sabores.
Emplatar y listas para comer.

TERNERA EN MENESTRA

Hoy os traigo una ternera en menestra, un guiso, los grandes olvidados en las cocinas actuales debido a la falta de tiempo, pero este no hay excusa, solo necesita poco más de una hora y se puede dejar hecho del día anterior. Haga frío o calor apetece y lo que es mejor… el cuerpo los agradece.
Vamos con la receta.

 

TERNERA EN MENESTRA

 

Necesitaremos:

1/2 kg de ternera para guisar

4 patatas

1 cebolla

3 dientes de ajos

200gr de judía verde y 200gr de alcachofas ( pueden ser congeladas, estas lo son y mirad que aspecto, además de sabor)

Una cucharada de pimentón

Un tomate grande rallado y un par de hojas de laurel.

Empezamos rehogando la ternera en una cazuela con medio vasito de aceite, le añadimos la cebolla picada y los ajos cortados en láminas, a continuación le añadimos el pimentón para enseguida añadir el tomate, si el pimentón se nos quema el guiso amargará, por eso es importante echar pronto en tomate, una vez añadido este es hora de incorporar las patatas, las rompemos a trozos más que cortarlas, eso hará que el guiso espese, añadimos 1/2 litro de agua caliente o la cantidad necesaria para que quede todo cubierto con una pastilla de caldo de ternera, eso potenciará el sabor. Dejamos hervir todo junto por espacio de 1/2 hora y es entonces cuando ponemos las verduras, judía y alcachofas  y las de hojas de laurel. Rectificamos si fuera preciso de agua y sal  para que vuelvan a quedar cubierta y  dejamos cocer por espacio de 3/4 de hora más. Como veréis es un guiso en el que el tiempo de preparación son escasos 20 minutos, todo se va echando a la cazuela según os he dicho, no hay que hacer sofrito, esta forma de cocinar mi suegra lo llama ” en crudo” que no significa que nos vayamos a comer un carpaccio 🙂  si no que no lleva apenas aceite y al no sofreír  sienta de maravilla, no se hace nada pesado. Espero que os guste.

JUDÍAS CON ALMEJAS

Estas judías con almejas son de esos platos calientes que gustan de vez en cuando aunque haga calor,  en casa somos de cuchara, unos más que otros y en mayor o menor cantidad, pero son platos obligados si queremos tener una alimentación sin carencias, hoy día tiramos mucho de congelados y fritos, que siempre nos pueden sacar de un apuro, pero que en ningún caso pueden sustituir a un buen plato de lentejas o garbanzos. Además son opciones muy económicas  y rápidas pues apenas con un buen sofrito podemos obtener unas fabulosas legumbres hechas en nada. Estas llevan almejas y no os podéis imaginar como gustan, solemos pensar en legumbres y tocino, chorizo…. pero el marisco también hace un buen maridaje con ellas, probar.

Vamos a la receta:

JUDÍAS CON ALMEJAS

 

1 cebolla

1 pimiento rojo

5 dientes de ajos

Tomate frito, como tres cucharadas.

1 vaso de vino blanco

Laurel

1 bote grande de judías cocidas  ( si no os van las cocidas las podéis hacer en casa )

Sal y aceite

 

En una cazuela con  un buen chorro de aceite de oliva rehogamos la cebolla y el pimiento rojo cortado en trozos no muy grandes, transcurridos 10 minutos le añadimos el tomate frito y vaso de vino blanco., salamos y pasamos la batidora para que nos quede una salsa sin tropezones ( en la misma cazuela con cuidado de que no os salpique toda la cocina) dejamos que reduzca un poco y añadimos las judías ( lavadas) , dos hoja de laurel y los ajos majados en el mortero junto a unas hebras de azafrán.
Le añ
adimos 1/2 litro de agua y dejamos hervir 15 minutos a fuego lento, por último añadimos las almejas y lo dejamos 2 minutos más para que se mezclen los sabores.

Rectificar de sal, espolvorear un poquito de perejil y listo.

NOTA:  las almejas las abro en otra olla, tras tenerlas unas horas en agua con sal,por mucho cuidado que lleves siempre te puede salir una que te eche a perder todo el plato, por eso es preferible hacerlas aparte y añadirlas a última hora.