PIMIENTOS ALIÑADOS

Para elaborar unos buenos pimientos aliñados solo hace falta saber encender un horno 😉 así que no hay excusa para todos esos gandulillos que se escudan en que “no saben”.

Es una receta sencilla, si, pero la mezcla de sabores que lleva el aliño ( uno en particular) la hace espectacular, particularmente es una de mis preferidas, sobre todo cuando llega el verano en el que apetecen comidas más ligeras, se asan 4 ó 6 de pimientos y tengo para cenar, para acompañar una carne o un pescado o simplemente como apetitivo. Prueba a poner una fuente como esta con un buen pan y unas cervecitas al inicio de cualquier comida y verás que pasa.

Ya sabéis que los ingredientes en cualquier ensalada deben ser de primera, no van muy elaborados por lo que hay que procurar que sean de la mejor calidad posible. En este caso los pimientos van asados, así que escoge unos bien hermosos, los que haya por tu zona, a mi me gustan los rojos veteados y a mi marido le gustan más los verdes,  mezclo los dos y todo el mundo contento, que es de lo que se trata cuando cocinas 😉

Y vamos con los ingredientes y los pasos. De primero de cocina, no tiene ningún secreto, ánimo !!!que todos tuvimos un inicio!!

INGREDIENTES  

  • 2 pimientos verdes
  • 2 pimientos rojos
  • 1 cebolleta tierna picada
  • 1 diente de ajo muy picado
  • atún o bonito
  • anchoas
  • olivas de cuquillo
  • sal
  •  aceite de oliva
  • vinagre
  • cominos

Lo primero es asar los pimientos, después de lavarlos bien los pongo en una fuente y al horno durante una hora más o menos, a unos 180º . Transcurrido este tiempo apago el horno pero los dejo dentro hasta que enfríen , así son más fácil de pelar.

Una vez fríos se pelan en la misma fuente y se colocan a tiras en la fuente en la que se vayan a servir, reserva el liquido que van soltando.

Ya tienes la base para tus pimientos aliñados, ahora pica la cebolleta el ajo y añádelo, las aceitunas a tu gusto, yo utilizo las cuquillo porque en estas ensaladas le aportan un sabor especial que a mi me gusta, pero si no las encuentras te valen también unas aragonesas negras.

Y ahora vamos con el aliño.

En un mortero machaca media cucharadita de cominos hasta que se haga casi polvo, añade sal, vinagre al gusto y un buen aceite de oliva, con esto aliñas la ensalada y por ultimo colocas el resto de ingredientes, aquí aproveché un atún y unas anchoas de Santoña,  regalo de mi hija y mi yerno de su último viaje por el norte, son un amor, saben que no pueden hacerme mejor regalo 😉 me chiflan las anchoas.

Espero que estos pimientos aliñados te gusten tanto como a mí.