Archivo de la categoría: PESCADOS Y MARISCOS

LUBINA EN PAPILLOTE

Esta lubina en papillote demuestra que podemos comer sanísimo sin perder un ápice de sabor más bien al contrario pues al cocinarla en sus propios jugos todos se potencian al máximo. La lubina es un pescado que en casa consumimos mucho, gracias a las piscifactoría su precio-calidad es muy razonable para un pescado blanco y tan delicado y lo solemos hacer de maneras distintas pero todas deliciosas. Os animo a probarlo si aún lo habéis hecho.
Vamos allá¡¡

LUBINA EN PAPILLOTE

Solo necesitamos la lubina  y verdura, la que más os guste. Este lleva, patata, ajo, cebolla, pimiento, zanahoria, alcachofas… en fin, admite las que queráis pero cortarla bien fina, ha de hacerse en poco tiempo, si no os saldrá cruda. Se coloca todo sobre un trozo de papel aluminio, se sala y se le rocía con un chorrito de aceite.
pescado-004-300x225
Los hacemos paquetitos con papel aluminio procurando que queden bien cerrados, calentamos el horno a 250º y una vez introducido en pescado lo bajamos a 200º, asi lo tenemos entre 15 y 20 minutos, depende de la potencia de vuestro horno, una prueba determinante de que está hecho es que el paquetito de aluminio se hincha.
Los abrimos con cuidado de no quemarnos con el vapor y ya tenemos nuestro pescado, sano, rápido y limpio. Rociarlo generosamente con aceite de oliva virgen y a comer¡¡

PESCADO Y MARISCO A LA PLANCHA

No hay nada más sano que un buen pescado y marisco hecho al calor de una buena plancha.  Y tampoco hay nada más sencillo, pues solo tenemos que disponer de una plancha bien caliente, sal gorda y poco más, bueno….muchas ganas de comerrrrrr.  🙂 Esto en mi casa nunca falta y les chifla hacerlo de esta forma, todos alrededor de la plancha esperando que salgan estás maravillas de la naturaleza .
La temperatura de la plancha es fundamental, tiene que estar bien caliente si no nos cocerá el producto en vez de quedarnos con ese colorcillo que da el hacerlo a la plancha, la mía es una JATA y como veréis en la foto no es muy grande pero le saco mucho partido, la pongo a toda potencia y cuando voy a colocar el pescado la espolvoreo con sal gorda, esta sal hace de aislante entre el producto y la plancha, esto hace que no se nos pegue y que salga con el sabor justo a sal, es increíble pero parece que solo coge lo que necesita.
A una buena JIBIA ( sepia) como la que veis a vuestra derecha solo le hace falta un chorro de limón y tal como sale se va comiendo. Lo mejor de esta forma de cocinar? abrir unas cervezas al lado de la plancha e ir comiendo tal y como salgan las viandas, que pueden ser todas las que os apetezcan. Es como tapear en casa.
Hasta los mejillones se pueden hacer en la plancha, salen riquiiiiisimos, basta taparlos con un trozo de papel de aluminio y en unos segundos están listos.
Cualquier pescado nos quedará sabroso, este de vuestra izquierda es AGUJA un pez muy apreciado en toda Almería, su sabor es espectacular, parecido al emperador pero yo diría que más fino y más potente en sabor. Hecho en plancha es un majar y es como mejor se aprecian todas sus cualidades.
Y que decir de la GAMBA  DE GARRUCHA?
Pues que no hay otra igual, el secreto es no pasarla, con un par de minutos sobre la plancha bastará para que acabemos chupandosnos los dedos.
??????????
Si a todo esto le añadimos un buen pan, una ensalada de tomates, atún, cebolleta y olivas y un alioli hecho en 5 minutos, habremos conseguido una comida sana y equilibrada. Que os aproveche¡¡¡  

MEJILLONES A LA VINAGRETA

 

Mejillones a la vinagreta,  un plato bajisimo en calorías y rebosante de vitaminas, muy alto en B12 y rico en yodo, que hará nuestro pelo más fuerte y mejorará nuestra piel y uñas. Genial, los alimentos nos aportan todo eso que nos quieren vender en pastillas, que ridículo no? La receta no sé si ponerla por que son tan fáciles de hacer que me da apuro. Pero venga¡¡ vamos a ello por si queda algún español que no la sepa 😉

MEJILLONES A LA VINAGRETA

Se limpian con ayuda de una puntilla  y se cuecen en una cazuela tapados para que se hagan en su propio vapor, se abren y mientra se enfrían se les hace un picadillo de cebolleta tierna, tomate, pimiento rojo y verde, todo muy picado y un diente de ajo, lo aliñamos con sal, aceite y un poquito de vinagre de Jerez, se pone un poco de ese picadillo en cada mejillón y ya están listos.
A la nevera hasta que los vayamos a consumir. 
Un aperitivo que siempre apetece ¿ a qué si?

DORADA SALVAJE CON PATATAS PANADERA

Esta entrada es para una DORADA SALVAJE CON PATATAS PANADERA de esas que no se pillan normalmente a no ser que sea en grandes mercados de abastos, por que en pequeñas pescaderias no tienen mucha salida, esta pieza tan hermosa  la encontré en el Mercado de Almería  que está situado cerca de Puerta de Purchena, hoy día considerado centro geográfico de la ciudad, su estilo pertenece a la denominada arquitectura del hierro de finales del siglo XIX.  Hace poco ha  sufrido una nueva remodelación que ha servido para modernizarlo sin perder un ápice de su belleza histórica .
Aquí os dejo una de sus fachadas, ¿ precioso  verdad?
mercado
Este mercado se distingue por la calidad y frescura de sus productos, por ejemplo: esta dorada salvaje pegaba saltos encima del mármol cuando la compramos ¿ algo más fresco ? creo que es imposible.
Tal vianda merecía un plato de lujo y eso le hicimos:
Una buena cama de patatas a rodajas, 1 cebolla en juliana, unas tiras de pimiento rojo y verde y unos dientes de ajos, perejil picado, un buen chorro de aceite de oliva, un vaso de vino blanco, sal y pimienta y al horno durante 40 minutos.
El horno lo ponemos a precalentar a 250º mientras vamos poniendo todos los ingredientes en la bandeja una vez introduzcamos el pescado lo bajamos a 180º  todas formas cuando se hace un pescado tan grande yo os aconsejo que lo saquéis del horno cuando pase su tiempo y comprobéis con un cuchillo, no hay nada más desagradable que el pescado crudo, cuando no estamos comiendo sushi, claro. Si veis que le faltan unos minutos lo volvéis a introducir, no pasa nada, ni se altera el sabor ni el aspecto. Como podéis ver no hace falta ser un cheff  5 estrellas para comer como comeríamos en uno de sus restaurantes de superlujo, en casa, con buenos productos y mucho cariño se triunfa seguro.

Aquí os dejo unas foticos de las maravillas que nos da el Mar de Alborán 

                      
pescado fresco 001

BACALAO EN XANFAINA

Con este bacalao en xanfaina preparad kilos de pan por que los vais a necesitar, es ponerlo en la mesa y desaparece como por arte de magia,  de los pescados a los que le puedes sacar más partido uno el bacalao y hay mil maneras de cocinarlo, esta os encantará os lo aseguro. Además su preparación es tan sumamente sencilla que no se si hay necesidad de que os de la receta. Pero bueno, yo os la doy por si acaso.

BACALAO EN XANFAINA

Una buena fritada de tomate, pimiento verdes a tiras, rojos a tiras, cebolla y ajos bien picaditos, es la base principal de este plato.  
??????????
Primero hay que lavar y cortar la verdura que vamos a utilizar, en una cazuela con un 1/2 vaso de aceite freímos la cebolla y los pimientos cortados en juliana o a trocitos como más os guste, cuando esté esto bien frito le añadimos los ajos bien picaditos y al instante antes de que se nos quemen añadimos el tomate, puede ser natural o frito. Si es natural habrá que añadirle un poco de azúcar para matar la acidez, si es frito solo le pondremos sal. Aquí en Murcia tenemos una empresa conservera que tiene un tomate frito ( entre otras conservas ) de una calidad excelente, lo podemos encontrar en grandes superficies a un precio acorde a su calidad. Se llama Hida probarlo y me contáis.
??????????
Una vez añadimos el tomate y rectificamos de sal ya tendremos la fritada o xanfaina. Y ahora vamos con el bacalao. Los lomos son desalados,los compro así, si trato de desalarlo en casa nunca les consigo el punto de sal, en cambio de esta manera siempre acertamos, el que tenga buen tino para la desalación adelante, yo me reconozco una negada en este punto. Pero a lo que íbamos… lo pasamos por huevo batido y harina de trigo, y en una satén con abundante aceite de girasol lo freímos. Fijaos que digo de girasol y no de oliva y es por que para según que fritos queda más ligero, pero esto va a gusto y no es importante, hacerlo a vuestro gusto. Una vez frito lo colocamos encima de la salsa y ya lo tenemos listo para servir ¡¡ 

CALAMARES RELLENOS

Lamento no tener los paso a paso de la preparación de estos calamares rellenos, fue de mis primeros platos en publicar, pero no temáis la receta es super sencilla, entretenida como denomino a las que tenemos que decicar más de media hora pero de las que merecen la pena cuando vemos el resultado. Lo más importante aquí es la materia prima, sabéis que no soy contraria a los congelados, los hay muy buenos, pero en esta receta no os puedo decir que da igual que no sean frescos, ¿ qué se pueden hacer? por supuesto, pero nunca tendrán el mismo sabor y textura. O sea que vosotros mismos 😉 

CALAMARES RELLENOS

 

Limpiamos bien los calamares, no hay que comprarlos ni muy grandes ni muy pequeños pues encogen y se nos quedarían en nada, y grandes nos podrían salir duros. Pues bien los limpiamos, les extraemos su interior y con las cabezas y las patas hacemos un picadillo que reservaremos para el relleno.
En una cazuela ponemos un medio vaso de aceite de oliva y freímos ese picadillo junto con 200gr de carne picada ( ternera y cerdo) cuando esté todo bien frito le añadimos 1 cebolla, 1 pimiento verde y 2 dientes de ajo, todo bien picado, rehogamos durante 10 minutos y le incorporamos medio vaso de vino blanco, dejamos que reduzca y le añadimos tomate frito, yo utilizo el de  HIDA , no hay otro en serio, ni haciéndolo en casa sale así de bueno, le ponemos como 200gr, también le añadimos una rebanada d pan de molde empapada en leche, esto que el relleno sea más suave, procuraremos que se deshaga bien para no encontrarnos trocitos.
Seguimos, una vez le hemos puesto estos ingredientes ya tenemos la “farsa”  y pasamos a rellenar los calamares con ayuda de una cuchara pequeña. Los sellamos con un palillo, cuando estén todos listos los introducimos en la salsa sobrante ( por que sobra) y le añadiremos un vaso de agua, rectificamos de sal y los dejamos en la salsa por espacio de 15 minutos. Pasado ese tiempo estarán listos para comer. Si veis que la salsa os queda un poco líquida diluir una cucharada de Maizena en medio vaso de agua y se lo agregáis, espesa al instante. Unas patas fritas o un poco de arroz son el acompañamiento ideal.