MEJILLONES EN SALSA MARINERA

La archiconocida salsa marinera es una salsa mediterránea ideal para cocinar unos buenos mejillones o unas deliciosas almejas gallegas o unas modestas pero sabrosísimas chirlas…

Los meses sin ” R ” no son los mejores para el mejillón ¿ lo sabíais? ¿ es curioso verdad? aunque gracias a la acuicultura los disfrutamos todo el año y además España es el segundo productor mundial después de China, increíble pero cierto, tenemos una importante industria que es muy apreciada en el resto del mundo. Bravo¡¡

Y si estos moluscos están buenos de por si, imaginarlos con esta salsa inventada por cocineros a bordo de barcos napolitanos a mediados del siglo XVI, después de que los españoles introdujeran el tomate en Europa desde el Nuevo Mundo. Esta salsa sin carne era fácil de hacer y tardaba en estropearse gracias al alto contenido ácido de los tomates lo que la hacía ideal para los largos viajes marítimos, siglos antes de la invención de métodos de refrigeración adecuados, hoy día todo esto a dado paso a que se convierta en una salsa muy apreciada en todo el arco mediterráneo y es que está francamente rica. Hacer acopio de pan 😉 Son un buen aperitivo o un primer plato.

Vamos con la receta:

MEJILLONES EN SALSA MARINERA

DSCN3825

 

Necesitamos unos buenos mejillones (1 Kg para 4 personas)  si encontráis de roca mejor que mejor, los lavamos con esmero rascando con una puntilla. Ponemos a hervir en una olla con medio vaso de agua y unas hojas de laurel.
Por otro lado hacemos un sofrito con 1 cebolla,  3 diente de ajo, 1/2 pimiento rojo y  1 pimiento verde tipo italiano, todo ello lo cortamos en dados, una vez bien sofrito ( sobre unos 10 minutos ) le añadimos un vaso de vino blanco y dejamos reducir, añadimos los tomates rallados y seguimos sofriendo hasta que el tomate esté en su punto. Salamos y azucaramos si fuera preciso para quitarle la acidez al tomate ( si queréis evitaros este paso existen estupendos tomates fritos ya listos). Cuando este todo bien sofrito ( un buen sofrito lleva su tiempo) lo pasamos todo por el pasapurés, eso nos dejará una salsa finísima, sin pepitas ni pieles que añadiremos a la olla en la que hemos cocido los mejillones y listos para comer.

Truco:Si os gustan picantes  podéis añadir una guindilla y si la salsa os quedara clarita por el agua que sueltan los mejillones la podéis espesar con una cucharada de Maizena disuelta en 1/2 vaso de agua templada.