LUBINA A LA FLOR DE NARANJA

Gracias a las piscifactorías el poder disfrutar de una buena Lubina está al alcance de cualquiera. No sé si sabréis que España es el país europeo con más consumo de pescado fresco y esto aparte de ser intrínsecamente cultural también tiene mucho que ver con lo económico, aquí el pescado no es caro en comparación a lo que se paga en otros países europeos y en esto salimos ganando pues el pescado es esencial en la dieta mediterránea, considerada una de las mejores del mundo, o sea que manos a la obra y a consumir pescado fresco.

Para esta receta utilizaremos Lubina de piscifactorías, las salvajes están riquísimas pero estamos hablando de otros precios y hoy día podemos darnos un capricho sin necesidad de tirar la casa por la ventana. Si a este capricho le añadimos una sofisticada pero a la vez sencilla salsa el triunfo está asegurado.

Vamos allá con la receta, es fácil de preparar y os hará quedar de maravilla si tienes invitados exigentes y un poco sibaritas.

LUBINA A LA FLOR DE NARANJA

                                        LUBINA A LA FLOR DE NARANJO

Dependiendo de los comensales calcularemos las lubinas, tienen que ser de ración ( esto significa una lubina por persona) y le pediremos a nuestro amable pescadero que nos las prepare como si fuéramos a cocinarlas a la espalda ( abiertas y limpias de tripas ) Normalmente mis recetas son para 4 comensales, así podréis haceros una idea respecto a las cantidades y podéis añadid o restad dependiendo de vuestro número. Seguimos, una vez limpias se colocan en una fuente o bandeja para hornos con un poco de aceite, se salpimientan y se añade medio vaso de vino blanco. Precalentamos el horno a 250º una vez caliente lo ponemos 10 minutos a 200º y la lubina estará lista.

Mientras tenemos que preparar la salsa, conviene tener todos los ingredientes a mano. cebolleta picada, 1/2 vaso de Cointreau o licor de naranja similar, harina, zumo de naranja, nata para cocinar y sal.

ELABORACIÓN DE LA SALSA:

Picamos una cebolleta y la pochamos en aceite de oliva suave, una vez la tengamos bien pochadita le añadimos  1/2 vaso de Cointreau y dejamos reducir, añadimos dos cucharadas de harina y dejamos que se tueste para que no quede regusto a harina cruda, le añadimos 1 vaso de zumo de naranja (combina especialmente bien con la lubina) y 50ml de nata para cocinar, remover, si os hiciera grumos no os preocupéis pues pasamos todo por la batidora antes de servir, se rectifica de sal y si os ha quedado muy espesa podéis añadirle más zumo. Cuando tengamos la lubina lista del horno, se salsea o bien se sirve en salsera para que cada comensal se ponga la cantidad de salsa a su gusto. El acompañamiento son unas patatas son cocidas y hechas a la plancha con un poco de mantequilla y perejil.

Un maridaje interesante, fruta con pescado…os gustará.  Y como siempre os digo: