CROQUETAS CRUJIENTES DE QUESO

Croquetas crujientes de queso o como hacer de la necesidad virtud.
Las llamo crujientes por que las rebocé con un pan que
piqué yo misma y quedó con tropezones que una vez fritos crujían y daban a la croqueta una textura deliciosa. No lo hice por capricho si no por que me pilló sin un gramo de pan rallado en casa. Sé que hay pan picado con esta característica pero no lo he encontrado, por eso me lo hice yo con unos grisines de pan integral y lo sigo haciendo cada vez que las preparo. Quedaron melosas por dentro y crujientes por fuera. Probarlo,o si no os apetece picar el pan también las podéis hacer con pan rallado normal.

Primero sofreímos una cebolla bien picadita en un poco de aceite de oliva, la hacemos a fuego lento para que vaya cogiendo color sin que se queme, le añadimos una cucharada de harina y la dejamos que se tueste junto a la cebolla, cuando la tenemos bien rehogada le vamos incorporando la leche para hacer un bechamel, id echando poco a poco y vosotros mismos, no tiene que quedar muy espesa.

CROQUETAS DE QUESO (1)

 

Es entonces cuando incorporamos el queso, en este caso en emmental pero las podéis hacer con el que más os guste con tal de que funda bien. Añadid sal y un poco de nuez moscada, lo vais removiendo todo hasta que el queso se funda en la bechamel. Dejáis enfriar la masa por espacio de 3 o 4 horas en la nevera.

CROQUETAS DE QUESO (4)

Y una vez  que tengamos la masa fría solo nos resta ir haciendo croquetas y pasándolas por harina, huevo y pan rallado o picado. Se pueden congelar y siempre tendréis para un picoteo o un aperitivo.  Freírlas siempre en abundante aceite que esté bien caliente si no se os abrirían, una vez fritas se colocan sobre papel de cocina y así absorbe todo el aceite sobrante , no hay nada peor que una croqueta aceitosa 😉

CROQUETAS DE QUESO (3)