CONSOMÉ DE POLLO

¿Que sería de nosotros sin el socorrido consomé de pollo, verdad ? Como nos “arregla” el cuerpo¡¡ y es que cuando se comenten excesos ( sean de lo que sean ) todos acabamos pidiendo uno. En casa somos muy de caldos ( la que menos yo ) pero siempre he de tener, así que lo que hago es preparar uno casi cada semana ( en invierno sobre todo)  y congelar para poder utilizar en caso de necesidad o sin ella, solo por gusto como le pasa a mi familia que comerían sopa todos los días.
Normalmente son caldos de pollo y verduras, pero yo le añado alguna cosilla más y quedan muy ricos. Os pongo los ingredientes.

CONSOMÉ DE POLLO

1 pollo cortado a cuartos ( sin piel)
1 taco de ternera ( costilla o morcillo)
1 puerro
2 zanahorias
1 nabo
chirivía
Apio ( un par de tallos, es muy potente)
4 patatas medianas partidas en dos.
1 hueso de codillo salado ( esto hace el caldo blanco y le aporta la sal justa) 
Todo esto bien lavado va a la olla ( tiene que ser bien grande)  con 3 litros de agua ( mineral a poder ser), durante 1 hora y 1/2,  la tapa de la olla al revés y con agua para que se evapore esta y no el caldo, las patatas es lo último que se incorpora, sobre la 1/2 hora última, al cabo de este tiempo el caldo estará listo. Antes de dar la vuelta a la tapa, durante la primera media hora, os aconsejo que espuméis el caldo, pese a lavar la verdura y la carne sueltan restos que nos lo enturbian si no los sacamos, es fácil de hacer con una espumadera o con una simple cuchara.
Y os preguntaréis que por qué tanto pollo ¿ no? pues es muy fácil, por que a este caldo le vamos a  varios servicios: como simple consomé, como sopa  para un  primero, con la carne del pollo haremos unas maravillosas croquetas caseras y con las verduras una crema ¿ que os parece? a esto se le llama cocina de aprovechamiento, creo 😉 y vaya si aprovechamos, más imposible. Y además todo se puede congelar e ir sacando según lo necesitemos, fenomenal¡¡