coliflor-017

COLIFROR CON BECHAMEL IBÉRICA

Otra receta de verdura, tan necesaria y tan olvidada, esta vez toca coliflor con bechamel ibérica. Riquísima¡¡
La coliflor es una de las verduras más cuestionadas por su olor, hay gente que no la tolera y no hay manera de que la cocinen, quizá si supieran todos su beneficios cambiarían de hábitos y la incluirían en su dieta, además si ponemos medio limón sobre la tapa de la olla en donde la cocemos ni os enteraréis de su “perfume”. Los niños también son un poco reacios a comerla, pero como las madres tenemos trucos para todo, la camuflamos y listo. Esta vez el camuflaje es una  bechamel con jamón ( o unas tiritas de beicon ) y os aseguro que funciona, conozco casos que han pasado de no soportarla a pedirla varias veces a la semana, con esto os lo digo todo.
Vamos con la receta.

COLIFLOR CON BECHAMEL IBÉRICA

Lo primero, lavar y trocear la coliflor (esta pieza era mediana) respetad las flores y utilizar poco el cuchillo, prácticamente se parte sola, a continuación viene la cocción, en mi casa toda la verdura se cuece al vapor, estas ollas son una maravilla y dejan cualquier verdura en su punto y sin pérdida de nutrientes, si no se dispone de una pues en la olla convencional.
 
Mientras cuece la verdura haremos la “farsa”.
La “farsa” se le llama a compuesto de una o varias materias pre-cocinadas que se utilizan para rellenar otros productos, en este caso no rellenamos, cubrimos y gratinamos y para ello necesitamos:
 1 cebolla y  150g de jamón cortado a tirasen una cazuela pochando en aceite de oliva.
A continuación añadimos 3 cucharadas soperas y colmadas de harina, la rehogamos para que se tueste, si no lo hacemos el sabor del plato cambia, la notaremos y es desagradable.
A continuación le vamos incorporando la leche, según nos pida. Hay a quien la bechamel le gusta más líquida y hay quien la prefiere espesita. No hay que parar de removerla si no se nos quemará y nos hará grumos.

 

 

La bechamel ya está lista y reservamos.

En una fuente para el horno volcamos la coliflor hervida y la cubrimos con la bechamel, espolvoreamos queso rallado y sazonamos con un poco de pimienta.
  Con el  gratinador la tendremos en  8 o 10 minutos.  Mirad que pinta¡¡  no dejarán ni un gramo¡¡¡