Archivos de la categoría COCINA TRADICIONAL

COSTILLEJAS CON GÍRGOLAS Y CALABAZA

Estas costillejas con gírgolas estaban realmente exquisitas, desaparecieron de la mesa casi por encanto y no me extraña por que el macerado de las costillas hace que estas queden tiernas, blanditas, vamos que te las comes como si fueran pipas, además la calabaza y las setas le aportan un sabor a bosque, a campo….rico rico¡¡  ya os digo, desaparecieron. Os la recomiendo, es un plato completo y rápido en su preparación, las setas son opcionales a lo que encontréis en el mercado.

COSTILLEJAS CON GÍRGOLAS Y CALABAZA

Necesitamos para el macerado:
1kg de costillejas de cerdo
1 litro de vino blanco
1 cebolla
laurel
tomillo
romero
Para el resto del guiso:
1/2 kg de setas
1 cebolla
1/2 kg de calabaza
aceite
sal
 Un guiso espectacular, sabores y olores de otoño. Setas, calabaza, carne de matanza…

 

En una cazuela pondremos las costillejas junto con una cabeza de ajos, 1 cebolla partida en juliana, 1 litro de vino blanco, tomillo,laurel y romero. Las dejamos toda la noche. Transcurrido este tiempo las escurrimos y las freímos en una sartén, una vez fritas añadimos la calabaza cortada a trozos, rehogamos todo junto. El vino no lo tiréis, forma parte de la receta.

 

 En otra sartén pochamos cebolla y le añadimos las gírgolas. Salamos y  reservamos.
Aquí tenéis sofriendo las costillas y la calabaza, salamos y  le vamos añadiendo el vino del macerado, poco a poco por lo menos cuatro vasos, dejamos que reduzca y le añadimos las gírgolas con la cebolla. Dejamos reposar el guiso y listo para comer.

 

Dejar volar la imaginación, añadir o quitar, pero cocinar, cocinar mucho!!


CHOTO AL AJILLO CON SABOR ALMERIENSE

Este choto al ajillo con sabor almeriense es todo un lujo, conocido en toda la zona de la Alpujarra, en las faldas de Sierra Nevada y a la que ya los árabes llamaban “tierra de pastos”, el de Lubrín es extraordinario.

Ahí se crían unos excelentes chotos ( cabritos) imaginaos como puede estar esta carne con estos privilegios de agua de la sierra y pastos frescos.

CHOTO O CABRITO AL AJILLO (4)

Sobre la salsa hay que hacer alguna aclaración pues mucha gente cree que “el ajillo” es freír una carne con ajos y nada más lejos de la realidad,  Juan Goytisolo en su libro ” Campos de Níjar” cuenta como en una fonda de esa localidad almeriense le prepararon allá por los años 50 una salsa de almendra y pimientos majados en un mortero, el autor no da más detalles pero todo aquel que conozca un poco la gastronomía de la zona da por hecho que se trataba de un ajillo, tampoco dice con qué se la sirvieron, probablemente en aquellos años de escasez se la pondrían a unas patatas o a algunos trozos de asadura de cerdo.
El ajillo es una salsa de intenso sabor y puede utilizarse con casi todo tipo de carnes, con el choto es un manjar exquisito. Y s
i tenemos la oportunidad de prepararlo en un perol o caldero con un buen fuego de leña no lo dudéis, todo lo que se hace así sabéis que sabe muchísimo más sabroso.

 

 

CHOTO AL AJILLO (1)
Este perol me lo traje de Barcelona y ahora está en casa de mi madre, allí le damos buen uso de vez en cuando, está curtido en mil batallas y hace unos guisos divinos.

 

CHOTO AL AJILLO AL ESTILO ALMERIENSE

Empezamos con el majado de mortero ( o picadora):
Ponemos en remojo  2 pimientos choriceros esto será lo primero que hagamos por que tienen que ablandar.
Preparamos el recipiente en el que vamos hacer la carne con un buen aceite de oliva y freímos en él los ajos pelados y partidos, una cabeza entera de ajos sirve como para 1Kg de choto, lo sacamos antes de que se quemen y los ponemos en el mortero donde haremos el ajillo, en ese mismo aceite freímos unas almendras ( unos 100g ) y 4 rebanadas de pan que se  mojan con una cucharada de vinagre y también van al mortero. No nos olvidemos de los pimientos choriceros, ya están listos para ir al majado acompañando al resto de ingredientes. Con el majado hecho vamos a por el choto.

Salpimentamos la carne ( 1Kg y medio para cuatro personas) y la echamos al perol con la hoja de laurel, dejamos freír con el fuego no muy fuerte pero continuo,  vigilando el choto que quede rustido por todas partes. Cuando la carne esté algo tierna, añadimos el vaso de vino y dejamos reducir un poco, en los últimos minutos añadimos el majado y  rehogamos con el choto, ahora añadimos un vaso grande de agua, ( 250 ml ) damos unas vueltas y dejamos reposar unos minutos, nos quedará una salsa espesita y sabrosa, para chuparse los dedos¡¡

NOTA :El majado se le añade casi al final por que si lo incorporamos antes corremos el riesgo de que amargue el guiso.

Dejar volar la imaginación, añadir o quitar, pero cocinar, cocinar mucho!!


CANELONES DE PESCADO Y MARISCO

Estos canelones de pescado y gambas tiene un ingrediente que os sorprenderá, me lo enseñó una amiga de Barcelona hace muchos años y desde entonces lo vengo haciendo cuando preparo canelones de pescado, no funcionan igual para los de carne, en los que les queda mejor la pasta, pero en estos es una delicia ¡¡ no llevan pasta, pero si son canelones¡¡ ¿ como puede ser? pues muy sencillo, sustituimos la pasta por tortillitas, es un triunfo total¡¡ todo el que los ha probado se queda maravillado del sabor que aporta la tortilla, si que es un plato es un poco más elaborado pero os aseguro que merece la pena. Vamos a ello

CANELONES DE PESCADO Y MARISCO

Para el relleno necesitaremos : 1/2 Kg de merluza y 12 gambas que pasaremos por la sartén con un poco de aceite, no hace falta hacerlo mucho, pues queda reseco, se desmiga una vez frío, se le quitan las espinas ( IMPORTANTISIMO) y se pican las gambas. Con las cabezas y las colas haremos un fumé. Reservamos todo.

En una sarten pondremos un poco de aceite y rehogaremos un par de puerros muy picados, 1 pimiento verde tipo italiano y 3 dientes de ajos también bien picados, cuanto este todo bien pochado le añadiremos un vaso de vino blanco y dejamos reducir. Le añadimos el pescado y las gambas, rehogamos todo junto y le añadimos 3 cucharadas soperas de harina, un par de vueltas para que se cocine y añadimos el fumé de las cabezas y colas que habimos reservado, remover todo junto hasta obtener una masa consistente. Ya tenemos el relleno, estas cantidades son para 6 buenos canelones, llena más que los hechos con pasta.

Preparamos las tortillas como si fueran  crêppes  ( batir 5 o 6 huevos y salar )  las reservamos, una vez tengamos listo el relleno ya podemos empezar con la preparación del canelón.

.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para la bechamel : cazuela con medio vasito de aceite y 50 gr de mantequilla, ponemos a pochar en ello una cebolla mediana bien picadita, a los 5 minutos le añadimos un vaso de vino blanco y dejamos reducir, añadimos tres cucharadas de harina, cuando este cocinada ( para que no nos de el sabor de harina cruda) le vamos incorporamos la leche, depende si la queremos muy espesa o no iremos añadiendo sin deja de darle a la varilla, cuando tenga la consistencia deseada le añadimos 5 cucharadas soperas de tomate frito. Lista la bechamel, espolvoreamos una variedad de pimientas y al horno¡¡¡ Si os quedan grumos en la bechamel podéis pasarla por la batidora.

La bechamel tiene este tono rojizo gracias al tomate, solo llevan un poco de pimienta, no queso, aunque los amantes del queso se lo ponen a todo aquí no lo recomiendo.

 

El gratinado varía en función de la potencia del horno, tienen que quedar doraditos, o sea que a vigilar. En un horno convencional sería precalentar a  250º  y deberiamos dorarlos sobre los 10 o 15 minutos, tened en cuenta que solo es gratinar, el relleno está cocinado.

Una vez adquieran el color que nos guste ya los tenemos listos para comer.

Os encantarán¡¡ 🙂

 

 

 

 

Dejar volar la imaginación, añadir o quitar, pero cocinar, cocinar mucho!!


ARROZ CON TROPEZONES

 

A este arroz con tropezones lo llamo así por que lo pongo muchas cositas y vas tropezando con ellas mientras te lo zampas. Es un arroz sencillo pero muy rico. Los arroces son una solución ideal para los que tienen poco tiempo a la hora de comer por que el sofrito te lo puedes dejar hecho el día anterior y cuando llegas a casa solo tienes que echar el arroz, esperar unos 20 minutos y ya tenemos una comida excelente, mientras se nos hace preparamos una ensalada y comida completa. El postre y la ensalada lo escogéis vosotros de aquí mismo 😉

Vamos con el arroz.

ARROZ CON TROPEZONES

Necesitamos:

1sepia o jibia de 500gr ( más o menos)

200gr de gambas ( pueden ser congeladas, en Mercadona hay unas de Huelva muy ricas)

1 pimiento verde

1 cebolla

2 tomates maduros

Aceite y sal

Para el majado:

5 ajos

1 pimiento morrón

perejil

azafrán ( o en su defecto un colorante especial para paellas)

sal  ( esta evita que os salten los ajos)
Cortamos una sepia a trocitos pequeños y la ponemos rehogar en la paella con un poco de aceite, mientras pelamos las gambas, reservamos la cola y con las cabezas y las cascaras hacemos un fumé. A la sepia o jibia le añadimos el pimiento verde, la cebolla bien picada y seguimos rehogando, añadimos 2 tomates rallados y cuando este todo bien sofrito le añadimos el arroz y a continuación el fumé de la gambas que previamente habremos colado.
Cuando rompa a hervir le añadimos una picada de ajo, pimiento morrón, perejil, sal y azafrán. Cuando al arroz le queden 5 minutos le incorporaremos las colas de las gambas.
La cocción del arroz depende mucho de la variedad, pero está entre 15 y 20 minutos, ir controlando y dejarlo como os guste, hay quién lo prefiriere entero y quién le gusta más pasadito . Un ali-oli para acompañar le queda fenomenal.

Dejar volar la imaginación, añadir o quitar, pero cocinar, cocinar mucho!!