Archivo de la categoría: APERITIVOS Y TAPEO

FABES Y PRÉSOLES

FAVES Y PRÉSOLES 

Con el título de este plato faves y présoles he querido hacer un juego de palabras en honor a mi madre, que es murciana, a la que cuestioné durante muchos años en la creencia de que pronunciaba mal una palabra catalana.
La receta es de origen catalán y en realidad se llama ” faves y pésols”, incluso hay una canción que habla de ella: ” las nenes maques”  ( se puede traducir en la misma página )  y que me llevaba a confusión con la dichosa palabreja.

Habas y guisantes sería en castellano, pero mi madre siempre ha llamado présoles a los guisantes y en mi infancia  pensaba que mi madre cometía una castellanada ( castellanizar un vocablo catalán)  al denominar présoles a los “pésols”, en realidad la palabra en castellano antiguo es pésoles y seguramente ningún crío  y pocos entre los mayores sabrá lo que es un pésol ( guisante) palabra, por cierto, más culta que la de guisante pues deriva directamente del latín pisulum que es como los romanos llamaban a esta hortaliza. 
Guisantes, pésoles, pesols, présoles…  mi madre no se equivocaba¡¡ cuando vinimos a vivir a Murcia comprobé que por aquí se les llama así, mira que ella me lo decía y yo lo tomaba como excusa, pero gracias a un glosario de palabras aguileñas he descubierto que  así como los de Bilbao nacen donde quieren los aguileños hablan como les da la gana, pues tienen razón, ¿ellos les llaman présoles?
Pues présoles y no se hable más.
Y después de este rollo lingüístico-festivo ¡¡¡ paso a la receta que no tienen ningún secreto, estos présoles y estas habas ( faves) que  ha recogido mi madre esta misma mañana son de su huerto, los he frito con un par de cebolletas tiernas que he arrancado con mis propias manos esto es del huerto a la mesa. Todo a fuego muy muy lento y hecho con un buen aceite de oliva, una vez pochadito se le añade el jamón y rectificamos de sal.

Un pinta fabulosa y un sabor de los de antes. Sobra decir que a falta de verdura fresca esta receta se puede hacer con verdura congelada, no será los mismo pero también nos quedará rica.

HABITAS CAMPERAS

Estas habitas camperas me las regalado peladas y fritas en un  soberbio aceite de oliva , solo he tenido que abrir la lata y añadirle unas cosillas, las comercializa Productos Mata   y son un pecado las cocines como las cocines, con chipirones se convierten en un plato de estrella Michelín por que su calidad es superior a  cualquier producto similar que podías encontrar en el mercado y su precio también, justo es decirlo, pero os aseguro que valen cada céntimo que piden por la lata, no son fáciles de encontrar por que son un producto groumet y solo las encuentras en tiendas delicatessen pero se pueden pedir por Internet ¿ inconveniente? que quizá no las vendan por unidades. 

 En este caso he optado por una receta más de campo, como de la magnifica tierra de la que provienen que no es otra que Jaén. Solo hay que añadirles unos trocitos de butifarra negra, unos taquitos de blanquillo y unas tiritas de jamón, en su propia aceite, salamos y con un par de vueltas en la sartén tenemos esta maravilla.  Todos los embutidos son de Serón, precioso pueblo almeriense con unos embutidos de sabores olvidados.

 

1

Las habas son una legumbre a tener muy en cuenta en muchas etapas de nuestra vida , indispensable para la correcta división y crecimiento celular por lo tanto fundamental durante el embarazo y la infancia. Su aporte en ácido fólico es tremendo y contribuye a la formación de células sanguíneas y glóbulos rojos, ayudando a prevenir la anemia y a mantener sana la piel, mejora el tono muscular,  aporta fibra,  mejora determinadas funciones de nuestro organsimo como la formación y desarrollo de huesos y dientes, la secreción de leche materna….  en fin, una maravilla al alcance de cualquiera, su temporada depende de la zona, aquí en el levante las solemos encontrar super tiernas los meses de invierno y primavera.

PESCADO Y MARISCO A LA PLANCHA

No hay nada más sano que un buen pescado y marisco hecho al calor de una buena plancha.  Y tampoco hay nada más sencillo, pues solo tenemos que disponer de una plancha bien caliente, sal gorda y poco más, bueno….muchas ganas de comerrrrrr.  🙂 Esto en mi casa nunca falta y les chifla hacerlo de esta forma, todos alrededor de la plancha esperando que salgan estás maravillas de la naturaleza .
La temperatura de la plancha es fundamental, tiene que estar bien caliente si no nos cocerá el producto en vez de quedarnos con ese colorcillo que da el hacerlo a la plancha, la mía es una JATA y como veréis en la foto no es muy grande pero le saco mucho partido, la pongo a toda potencia y cuando voy a colocar el pescado la espolvoreo con sal gorda, esta sal hace de aislante entre el producto y la plancha, esto hace que no se nos pegue y que salga con el sabor justo a sal, es increíble pero parece que solo coge lo que necesita.
A una buena JIBIA ( sepia) como la que veis a vuestra derecha solo le hace falta un chorro de limón y tal como sale se va comiendo. Lo mejor de esta forma de cocinar? abrir unas cervezas al lado de la plancha e ir comiendo tal y como salgan las viandas, que pueden ser todas las que os apetezcan. Es como tapear en casa.
Hasta los mejillones se pueden hacer en la plancha, salen riquiiiiisimos, basta taparlos con un trozo de papel de aluminio y en unos segundos están listos.
Cualquier pescado nos quedará sabroso, este de vuestra izquierda es AGUJA un pez muy apreciado en toda Almería, su sabor es espectacular, parecido al emperador pero yo diría que más fino y más potente en sabor. Hecho en plancha es un majar y es como mejor se aprecian todas sus cualidades.
Y que decir de la GAMBA  DE GARRUCHA?
Pues que no hay otra igual, el secreto es no pasarla, con un par de minutos sobre la plancha bastará para que acabemos chupandosnos los dedos.
??????????
Si a todo esto le añadimos un buen pan, una ensalada de tomates, atún, cebolleta y olivas y un alioli hecho en 5 minutos, habremos conseguido una comida sana y equilibrada. Que os aproveche¡¡¡  

MEJILLONES A LA VINAGRETA

 

Mejillones a la vinagreta,  un plato bajisimo en calorías y rebosante de vitaminas, muy alto en B12 y rico en yodo, que hará nuestro pelo más fuerte y mejorará nuestra piel y uñas. Genial, los alimentos nos aportan todo eso que nos quieren vender en pastillas, que ridículo no? La receta no sé si ponerla por que son tan fáciles de hacer que me da apuro. Pero venga¡¡ vamos a ello por si queda algún español que no la sepa 😉

MEJILLONES A LA VINAGRETA

Se limpian con ayuda de una puntilla  y se cuecen en una cazuela tapados para que se hagan en su propio vapor, se abren y mientra se enfrían se les hace un picadillo de cebolleta tierna, tomate, pimiento rojo y verde, todo muy picado y un diente de ajo, lo aliñamos con sal, aceite y un poquito de vinagre de Jerez, se pone un poco de ese picadillo en cada mejillón y ya están listos.
A la nevera hasta que los vayamos a consumir. 
Un aperitivo que siempre apetece ¿ a qué si?

CROQUETAS DE LA YAYA MARÍA

Estas croquetas de la yaya María las he bautizado con el nombre de mi suegra por qué le debo la receta a ella, excelente cocinera que me ha enseñado mucho. Son una maravilla y una manera de utilizar el pollo que usamos para hacer un caldo y que casi siempre queda. Os lo explicaré paso a paso por qué quiero que os salgan igual de buenas que a mi. No es una receta difícil pero si trabajosa, solo le tenéis que dedicar tiempo y un poquito de amor, os aseguro que merece la pena, no os habréis comido otras igual.
En una sartén grande pondremos un vaso de aceite de oliva bien colmado y en él pondremos 2 cebollas cortadas en dados. Sofreímos a fuego lento.

                                                                                                                                                                                                                             

A la cebolla le añadimos una pastilla de caldo de pollo y un par de cucharadas de nuez moscada, seguimos rehogando.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Llega el momento de añadir el pollo del caldo, lo tendremos troceado y limpio de pieles y huesecillos o cartilagos. Esto son dos pechugas. Mezclamos bien todos los ingredientes.
Vamos rehogando el pollo que está cocido hasta que se mezcle bien con la cebolla y coja sabor y color.
Viene el momento de hacer la bechamel, pero no la haremos aparte como se suele hacer, la haremos junto al pollo y la cebolla. Para dos pechugas de pollo se necesitan de 8 a 10 cucharadas de harina, que tostaremos para que no tenga gusto a cruda.
Seguimos dandole vueltas hasta que la harina este cocida, esto es importante. Añadimos sal  a nuestro gusto.

 

Viene la hora de añadir la leche, yo lo hago a ojo, voy echando y voy removiendo, depende de lo que me pida la masa le pongo más o menos pero en principio le ponéis como 1/2 lito, luego vosotros mismos veréis si necesita más, que seguro que si.
Lo que nos indica que la masa está en su punto después de mezclar bien con la leche es que se despegará ella sola de la sartén cuando la vayamos moviendo.
Volcamos la masa en una fuente y dejamos enfriar para después ponerlas en la nevera bien tapaditas con film transparente, estarán un día entero, luego se trabajan mucho mejor.
Al día siguiente sacamos la masa y sobre una superficie bien limpia y con las manos de igual manera trabajaremos la masa. Tenemos que amasarla con nuestras manos, esto nos permitirá también comprobar si se nos ha pasado algún huesecillo o piel. Tenemos que masarla como si fuera una masa de pizza. Preparamos huevo y pan rallado y comenzamos a hacer bolitas a las que le daremos forma de croqueta.
Las pasamos primero por huevo, que previamente habremos salado y luego por pan rallado.
Y aquí está el resultado de dos pechugas de pollo, 2 cebollas, nuez moscada, pastilla de caldo de pollo, harina, leche, huevo y pan rallado. Se pueden guardar en tapers y congelar para ir sacando así las necesitemos. ¿ Merece la pena? Os aseguro que si.

TIMBAL DE PATATAS, HUEVOS Y VIRUTAS DE JAMÓN

 

 

Entrante de lujo y tipicamente español, un timbal de patatas, huevos y virutas de jamón, un 3X1. Básicamente es una tortilla sin terminar de cuajar, una vez tengamos esto hecho solo es cuestión de montar el plato con un molde y un buen jamón más la tortilla en crudité. Queda tal que así.
¿ Verdad que apetece?
Freímos a fuego muy lento las patatas y la cebolla, yo he puesto cebolla de Figueras, es una cebolla roja muy dulce, con chalotas también queda bueno.
Una vez tenemos las patatas pochaditas le retiramos el aceite sobrante si lo hubiera y le estrellamos los huevos, sin dejar que cuajen de todo, “rompiendo” la tortilla. Acordaros de salar.